El Centro de Recría de la Diputación abre el 5 de junio con las primeras 50 novillas

El precio de la recría es de 2,39 céntimos al día e incluye todos los costes: transporte, tratamientos de fertilidad, revisiones veterinarias, control sanitario, alimentación...

686
0
Compartir

El presidente, Darío Campos Conde, avanzó este lunes que el Centro de Recría de la Diputación abrirá el 5 de junio con la entrada de las primeras 50 novillas de ganaderos de la provincia de Lugo. Campos Conde destacó que «será un día de intenso traballo no centro de recría, pero de celebración para toda a provincia xa que, despois de moito esforzo e de superar moitas trabas, por fin comezarán a funcionar estas instalacións en impulso do sector gandeiro e, polo tanto, da economía dunha provincia gandeira, como a nosa, pois en Lugo, de xeito directo ou indirectamente, todos vivimos ou dependemos deste sector. Se aos nosos gandeiros lles vai ben, a nosa provincia tamén».

Es el 1º centro de recría público de ganado vacuno de leche que existe en España, pues fue construido en solitario por la Diputación de Lugo con 12 millones de euros después de que la Xunta de Galicia rechazara colaborar; se sitúa en terrenos de la Diputación en la Granja Gayoso Castro, en el ayuntamiento lucense de Castro de Rei; y su gestión es de riguroso control público por parte de la Diputación y con la colaboración de reputados expertos de la Universidad de Santiago de Compostela.

En la actualidad existen 4 centros de recría en España: 3 totalmente privados en Mazaricos (A Coruña), en Pantón (Lugo) y en Mallén (Zaragoza). Hay otro en Guipúzcoa construido en terrenos de la Diputación Foral pero de gestión privada, pues fue cedido a una empresa y la administración se desvinculó de su funcionamiento.

En el caso del de Lugo, Diputación y reconocidos profesionales de la USC como Francisco Sineiro o Eduardo Yus determinaron como mejor modelo de gestión en la modalidad de pública: la concesión administrativa con estricto control público a una entidad con vinculación directa con el sector ganadero.

De este modo, tras un proceso de concurrencia competitiva en el que pudieron participar todos los interesados, resultó beneficiada del mismo Recría Castro, S. L, que cuenta con la participación directa de la cooperación gallega Seragro de la que forman parte 1.500 ganaderos, de los que sobre el 50% son lucenses. Esta debe cumplir unos estrictos pliegos y un reglamento en defensa del derechos de los ganaderos cuyo control y seguimiento recae en la Diputación de Lugo y en la USC. Se pueden consultar estos documentos en la web de la Diputación

Precio de 2,39 céntimos día con todo incluido

El Centro de Recría de la Diputación de Lugo puede acoger la 3.000 novillas, duplicando la capacidad de recría que existe hoy en Galicia. El precio de la recría es de 2,39 céntimos al día. Esta tarifa incluye todos los costes: transporte, tratamientos de fertilidad, alimentación, control sanitario, revisiones veterinarias… la diferencia de los centros privados. Por lo tanto, con este precio se busca ahorrar costes a los ganaderos, que además no tendrán que llevar a recriar sus animales a centros fuera de la Comunidad gallega.

Prioridad de acceso para ganaderos de la provincia

Tienen prioridad de acceso los ganaderos de la provincia y luego los del resto de Galicia. Los interesados pueden hacer sus consultas en info@recriacastro.es, www.deputacionlugo.gal o directamente en el 650-664-776. Todos los martes a partir de 5 de junio entrarán 50 nuevas novillas. Los dos primeros meses estarán en los 300 boxes de cuarentena, luego otros dos meses en los 100 boxes colectivos y finalmente en las 13 naves de recría de donde saldrán preñadas con menos de 24 meses y antes del parto. Se conseguirán ejemplares con un alto valor productivo y genético.

3 millones en beneficios

Además del ahorro de costes para los ganaderos, que no tendrán que recriar fuera de Galicia su cabaña, y de mejorar la competitividad de sus explotaciones con animales mejorados y más productivos; cuando el Centro de Recría de la Diputación esté a pleno rendimiento (en dos años podrá acoger las 3.000 novillas) será capaz de generar en la provincia unos beneficios anuales de unos 3 millones de euros, atendiendo sólo a la contratación de bienes y suministros para el funcionamiento de estas instalaciones como por ejemplo piensos, forraje, servicios veterinarios, de mantenimiento…

A esto se añade el valor en el mercado de los animales recriados, pues serán mejorados genéticamente y contarán con un alto valor productivo. Estas instalaciones impulsarán además el empleo, pues se generarán 10 nuevos empleos directos (tal y como recogen los pliegos) en el propio centro para el cuidado de los animales, al tiempo que contribuirá a mantener docenas de puestos de trabajos al colaborar con profesionales vinculados al sector. El Centro de Recría de la Diputación supondrá por lo tanto un impulso para la economía de la provincia de Lugo.

Esfuerzo y trabas

La Diputación decidió construir de estas pioneras instalaciones dentro de su apuesta por el impulso del sector ganadero, especialmente del lácteo, para la mejora de la economía de la provincia. Solicitó colaboración a la Xunta de Galicia toda vez que es la administración gallega con las competencia directas en medio rural. La administración autonómica rechazó colaborar y hasta conocer las instalaciones. Ante esta situación, el organismo provincial tuvo que financiar en solitario las obras, acercando un total de 12 millones de euros pero en varias anualidades.

La siguiente traba que se encontró el organismo provincial fue en la concesión de la licencia imprescindible para poder iniciar las obras. La Xunta tardó 2 años en conceder la misma: la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). En 2015, la institución finalizaba la construcción de las naves, quedando pendiente la adjudicación de la equipación y la del modelo de gestión, así como la concesión de la licencia de apertura por parte del ayuntamiento de Castro de Rei para poder poner en marcha estas instalaciones. Pero la entrada del PP en el gobierno provincial, que estuvo tan sólo 3 meses, supuso la paralización de la gestión pública del centro. Los populares iniciaron una concesión demanial de estas instalaciones para su privatización y desvinculación de la administración de las mismas.

A finales del 2015, el actual Ejecutivo de la Diputación pudo retomar el modelo de gestión pública del centro de recría. Para ello, creó una Comisión Técnica con la participación de expertos de la USC como Francisco Sineiro y Eduardo Yus, que tuvo que redefinir la gestión habida cuenta la entrada en vigor en el 2016 de las nuevas directrices de la Unión Europea que por primera vez regulan las concesiones de servicios de las administraciones públicas.

Diputación y USC elaboraron unos complejos pliegos para una concesión administrativa con estricto control público a una entidad con vinculación directa con el sector, que tuvieron que publicarse hasta en el Diario Oficial de la Unión Europea en cumplimiento de la nueva legislación vigente.

Tras los plazos de exposición pública, varias entidades concurrieron a este proceso de concurrencia competitiva. Una vez resuelto, se presentaron recursos al mismo, demorando de nuevo la apertura del centro. Finalizado con éxito todo este proceso y resuelto problemas puntales de saneamiento en las instalaciones, el centro de recría está listo y con plenas garantías para su funcionamiento, como se puede apreciar en el vídeo