El torque de Burela y el carnero alado, ya son de todos los lucenses

El presidente de la Diputación y el representante de la familia López Gil firmaron este lunes la adquisición del último lote de la colección de orfebrería castreña

259
0
Compartir

El presidente de la Diputación, Darío Campos Conde, y Carlos López Gil, representante de los herederos de Álvaro Gil Varela, firmaron este lunes en el Museo Provincial de la Diputación, la adquisición por parte del Ejecutivo provincial del último lote de 4 piezas de la colección de orfebrería castreña del filántropo lucense.

En virtud de este contrato, el Ejecutivo provincial acercará este año el pago de 350.296 euros, que le permitirá adquirir el quinto y último lote, con el que finaliza la adquisición completa de esta colección.

«Esta colección, que foi declarada BIC no 2015, consta de 40 pezas de ourivaría castrexa. Actualmente se exhiben na sala 8 do Museo Provincial e está formada por torques, brazais, arracadas e pulseiras procedentes de toda Galicia. Inclúe, ademais, emblemáticas xoias como o Torque de Burela, o máis grande atopado en Galicia, e o Carneiro Alado», subrayó el presidente.

Campos Conde remarcó que «hoxe estamos diante dun fito histórico, os veciños da provincia están de noraboa porque a colección de ourivaría antiga da familia Álvaro Gil, pasa a ser propiedade de todos. Con isto, conseguimos que todo o conxunto desta colección, que xa custodia o Museo Provincial, sexa para o desfrute gratuíto e sen restricións de todos os cidadáns, ao tempo que poñemos en valor a riqueza patrimonial galega e os fondos dos nosos museos».

El presidente avanzó además que «o servizo de publicacións da Deputación xa está rematando un catálogo con toda a información e a historia sobre esta colección, que sairá a luz, previsiblemente nas vindeiras semanas».

Colección declarada BIC

El Gobierno de la Diputación alcanzó en el año 2014 un acuerdo con los herederos de Álvaro Gil Varela para adquirir la colección completa de orfebrería antigua, en cinco lotes anuales, por un importe de 2,3 millones de euros.

Esta colección, compuesta por 40 piezas, fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC), lo que le otorga la máxima protección patrimonial según la legislación autonómica vigente.