Compartir

El diputado de Relaciones Institucionales, Álvaro Santos Ramos, y el alcalde de Ribas de Sil, Miguel Ángel Sotuela Vega, supervisaron esta mañana el inicio de los trabajos de construcción del cámping de Ribas de Sil, que se están llevando a cabo en las cercanías de la playa fluvial de San Clodio.

Se trata de la primera fase de ejecución de las obras, que cuenta con un presupuesto total de 420.000 euros, de los que la Diputación aporta 100.000 y el Ayuntamiento la cantidad restante, con fondos propios, procedentes de los remanentes de tesorería de ejercicios anteriores.

Santos Ramos señaló que «este cámping supón unha gran oportunidade de hospedaxe para o Concello de Ribas de Sil, pois terá capacidade para albergar a un centenar de persoas. Ademais, constitúe unha alternativa sostible para ampliar a oferta hoteleira e responde a unha política de desenvolvemento orientada á futura creación do Xeoparque Mundial da Unesco, candidatura á que este municipio aspira xunto con Quiroga e Folgoso do Courel, e que se resolverá en 2019».

Por su parte, Sotuela Vega apuntó que «é o investimento máis importante na historia do Concello, e no que temos depositadas grandes expectativas, ligadas á consecución do distintivo internacional de Xeoparque. Neste senso, é de agradecer o esforzo e colaboración da Deputación para que este proxecto poida saír adiante».

Las obras de esta primera fase, que estarán finalizadas a mediados de 2019, consisten en trabajos de urbanización, jardines, y dotación de agua y luz en el área destinada a cámping, además de la construcción de los edificios comunes, como la recepción, cafetería-restaurante y aseos.

Mientras que la segunda fase consistirá en el levantamiento de 8 bungalós, de 36 metros cuadrados cada uno. Se trata de la construcción de un cámping municipal, que se va a habilitar cerca del puente sobre el Río Sil y del área recreativa, una de las zonas más visitadas de este municipio de la Ribeira Sacra.

Estará dividido en tres áreas diferentes: una zona de acampada, otra para caravanas y una última zona de bungalós.

Publicidad