Compartir

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, avanzó el inicio hoy del trámite ambiental de la primera fase del desdoblamiento de la VAP Nadela-Sarria con el objetivo de licitar las obras este año con una inversión autonómica de 23 millones de euros. Vázquez Mourelle, junto al delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, mantuvo hoy una reunión con la Asociación de Comerciantes, Empresarios, Profesionales y Autónomos de Sarria, para informarles al por menor de los pasos dados y los trámites en marcha para hacer realidad para hacer realidad el desdoblamiento de una de las principales infraestructuras de vertebración del interior de Galicia, en el tramo entre Sarria y A Pobra de San Xiao, en Láncara.

Les explicó que su departamento sigue avanzando en los trámites administrativos del proyecto sometido en junio de 2018 la información pública, y les informó que hoy se da un paso más en el proceso para superar la evaluación ambiental simplificada de esta iniciativa. Hoy mismo, -por ayer- dijo, comienza el período de consultas e informe de impacto ambiental a través de la publicación del documento en la página web de la Consellería de Medio Ambiente, estando a disposición de cualquier interesado para su consulta y hacer sus aportaciones.

Destacó que para acortar al máximo los plazos previstos el trámite de consultas ambientales establece un período para el estudio de evaluación ambiental que cuenta con un plazo estimado de 4 meses. A partir de ahí, y una vez se incorporen las cuestiones que los técnicos consideren oportunas, se aprobará definitivamente el proyecto de trazado y la información pública prevista para los meses de verano.

La conselleira indicó que a continuación se seguirá con el trámite expropiatorio durante el segundo semestre de este año, para en paralelo iniciar los trámites necesarios para tener el proyecto constructivo aprobado en el mismo período.

De este modo, subrayó, este mismo año está prevista la licitación de las obras de conversión de la vía de altas prestación en autovía, en el tramo comprendido entre A Pobra de San Xiao y Sarria centro, que supondrá una inversión aproximada por parte de la Xunta de 23 millones de euros, para mejorar la seguridad viaria y la funcionalidad y el nivel de servicio de esta infraestructura viaria. Esto permitirá, destacó, iniciar las obras en el verano que viene, contando con un plazo de ejecución de 24 meses.

Recordó que la ampliación se inicia por el desdoblamiento de esta vía de altas prestaciones, en el tramo de 11,5 km, entra A Pobra de San Xiao y Sarria centro. Tramo, en el que segundo refirió, se ha detectado que resulta más necesaria la ampliación de la capacidad, puesto que cuenta con una orografía complicada, con pendientes pronunciadas que reducen la velocidad de los vehículos y disminuyen considerablemente las posibilidades de adelantamiento.

Esta actuación, incidió, se justifica también en los datos de incremento del tráfico, con unas tasas anuales de crecimiento en 2016 y 2017 cinco veces mayor que en el conjunto de la red autonómica de carreteras. Una autovía, que tal y como y recordó, está diseñada con los criterios técnicos más exigentes que va a permitir, no solo hacer el recorrido más rápido, sino que también se hará de una manera más seguro y mayor confort ya que cuenta con una velocidad de proyecto de 120 km/h.

Ethel Vázquez abundó también en el trabajo que se viene haciendo con el desdoblamiento de esta infraestructura y la planificación de la Xunta desde el inicio de las actuaciones en la misma. Durante la construcción de la vía de altas prestaciones ya se dejaron preparados los desmontes y las estructuras para acoger la futura ampliación de la plataforma, lo que permite que los trabajos de conversión en autovía sean mucho más sencillos y se puedan minimizar las afecciones al tráfico durante las obras de desdoblamiento.

En definitiva, remarcó la conselleira, la Xunta está dando nuevos pasos que suponen un nuevo ánimo la una infraestructura viaria esencial para avanzar en el equilibrio territorial y en la igualdad de oportunidades de los ciudadanos del interior de Galicia. Y avanzó que, cumplidos estos hitos, el departamento de Infraestructuras de la Xunta podrá iniciar los trabajos técnicos para el tramo restante.

Finalmente puso en valor el esfuerzo realizado a favor de esta infraestructura estratégica en la que, desde el año 2009, en plena crisis económica, el Gobierno gallego invirtió más de 135 millones de euros para hacer realidad a conexión a través de una vía de altas prestaciones. Y ahora, remarcó, esta nueva intervención sigue mostrando la clara apuesta de la Xunta por esta infraestructura, que mejorará las condiciones de seguridad y comodidad de los vehículos que actualmente circulan por la vía de altas prestaciones y que, desde el punto de vista social y económico, supone además un notable aumento de la capacidad y de los niveles de servicio de esta autovía para todos los vecinos y empresas de la zona.