Compartir

La conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, se trasladó hoy al ayuntamiento de Folgoso do Courel para conocer el proyecto que la Xunta está llevando a cabo en el municipio para la recuperación de soutos tradicionales de castaña. En concreto, esta iniciativa que se lleva a cabo desde Medio Rural beneficia a 80 hectáreas de terreno propiedad de hasta un centenar de particulares. A través de una inversión de 430.000 euros la consellería permitirá hacer productivos estos terrenos en los que hay unos 9.500 árboles.

Este proyecto tiene como objetivo la puesta en valor de dos soutos de lugares de Folgoso y Moreda, mediante su limpieza y recuperación para la producción sostenible. La actuación, que comenzó con la identificación de árboles y propietarios, está ya en su segunda fase que pasa por la mejora de los viarios de acceso y el rozado de las tierras. Está previsto que en el 2019 entre en su última etapa con la poda de los árboles y la mejora sanitaria de las mismas.

Estas actuaciones fueron presentadas por los técnicos a los vecinos de la zona que pudieron conocer los pasos que se van a seguir en este proceso. En el acto también participó la alcaldesa, Dolores Castro, y el director de la Axencia Galega de Desarrollo Rural (Agader), Miguel Pérez Dubois.

Por su parte, la conselleira destacó que la lucha contra el abandono de tierras es uno de los objetivos de la Xunta de Galicia. Por eso, desde su departamento, además de los instrumentos clásicos para la recuperación de tierras como las reestructuraciones parcelarias, se desarrollan otras iniciativas más ágiles por toda Galicia como esta del Courel para poner terrenos a producir. «Seguramente el camino más eficaz para combatir el abandono de nuestras tierras agrarias consiste en recuperar su potencial productivo volviéndolas a cultivar», declaró Ángeles Vázquez.

Así, entre otros ejemplos, la consellería está recuperando praderas para pasto en la comarca de Os Ancares y de Sober, en este municipio además también se apuesta por la plantación de cereales. En Arnoia se recuperó una finca para la producción de pimiento bajo esta denominación de origen y en Cualedro y Oímbra la producción se centrará en la plantación de cereales, leguminosas y viñedos. En este caso en concreto, además, se pretende luchar contra los fuegos ya que el proyecto se desarrollará en tierras afectadas por incendios forestales. En este sentido, la titular do Medio Rural señaló que estos proyectos tienen entre sus beneficios el de evitar la expansión de posibles fuegos forestales por parcelas abandonadas.

«Estos proyectos, sin duda, servirán de acicate para otras zonas y otros emplazamientos, de manera que la recuperación productiva se convierta en una realidad palpable», concluyó Ángeles Vázquez.

Publicidad