PORTADA | PRIMERA PÁGINA | PROVINCIA | GALICIA | OPINIÓN | ARTÍCULO DE OPINIÓN |

Publicidad

 

El matrimonio: ¿vínculo esencial?

 

Autor: Manuel Freire-Garabal y Núñez

Prefecto de Rúbricas Académicas del Real Instituto Alfonso XIII

A Coruña, 13 de Marzo de 2017

Crisis tras crisis las instituciones sociales constituidas por un vínculo personal con fines duraderos denotan un significante perecimiento, con el fundamento de la insuficiencia de satisfacer las necesidades del individuo.

 

Partiendo de esta premisa cabe preguntarse: ¿Qué instituciones son esenciales y cuáles no?

 

Como institución por excelencia se encuentra la familia. Antiguamente toda familia se presumía nacida del matrimonio, empero en la actualidad ya no es necesario.

Acorde a las estadísticas del INE (Instituto Nacional de Estadística) se ha cuadruplicado el número de hijos nacidos fuera del matrimonio, consolidándose en torno al 42,5%, lo que demuestra que una significativa parte de la población ha abandonado la institución del matrimonio, así como la consolidación de la familia.

 

Esta situación no sólo impera en España, sino que también predomina en el resto de Europa, rondando el 39%.

 

Véase también cómo el número de constituciones matrimoniales se ha desplomado a un 3,45 por cada mil habitantes en 16 años –existiendo un 5,37 por cada mil en el año 2000, lo que supone una caída de casi dos puntos en un breve periodo de tiempo-.

 

El nuevo vínculo adoptado es el famoso método de las parejas de hecho, lo que consiste en 1 de cada 7 nuevas familias inscritas.

 

Centrándonos en la materia, –apartándose de la política y de la religión- ¿qué es lo verdaderamente importante de todo ello? Por deformación profesional les contestaré, se trata de los derechos y obligaciones de los implicados.

En primer lugar, para los hijos nacidos de una unión no matrimonial, no les supone ninguna limitación de derechos. Previo al proceso constituyente, no se daba la misma consideración que a los hijos nacidos dentro del matrimonio. La limitación no sólo versaba en prohibición de carácter sucesorio, sino que se hallaba presente una arraigada y arcaica discriminación social.

 

Empero, el actual artículo 39.2 de la Constitución ya define que “los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales estos ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil (…)”.

 

En segundo lugar, en lo que a los derechos y obligaciones que a los progenitores respecta –dentro del ámbito de las parejas de hecho– se mantienen aspectos del matrimonio –verbigracia los derechos sucesorios-. Existe la ventaja de la fácil disolución de la pareja de hecho, con apenas consecuencias jurídicas, con la matización acerca de las relaciones patrimoniales constituidas, las cuales cabe resolverlas verbalmente o por escrito.

 

Siendo prácticos, la decisión entre matrimonio o pareja de hecho es obvia. Los beneficios que reporta la unión de hecho son notorios, en base a la reducida existencia de obligaciones que se generan.

 

Sin embargo, ¿porqué, a pesar del incremento de parejas de hecho y de uniones informales, la gente sigue casándose? Podría considerarse que fruto de la tradición, la costumbre, la fe, el interés, etc. Un servidor difiere, el motivo principal es el mismo que perseguían años atrás las compañías telefónicas, se trata de la permanencia.

 

Para concluir, una recomendación de jurista. Si están pensando en casarse léanse antes la “letra pequeña” 

Publicidad

INFORMACIÓN CORPORATIVA

Coloca el icono Touch de Diario de Lemos en el escritorio de tu ordenador, móvil o tablet

Ya puedes hacer un enlace directo a Diario de Lemos colocando el icono Touch en el escritorio de tu ordenador, móvil o tablet, siguiendo tres sencillos pasos. Pincha Aquí

Publicidad

Publicidad

PORTADA | PRIMERA PÁGINA | PROVINCIA | GALICIA | OPINIÓN | ARTÍCULO DE OPINIÓN |