PORTADA | PRIMERA PÁGINA | PROVINCIA | GALICIA | OPINIÓN | ARTÍCULO DE OPINIÓN |

Publicidad

La vocación...¿ha muerto?

Autor: Manuel Freire-Garabal y Núñez

Prefecto de Rúbricas Académicas del Real Instituto Alfonso XIII

A Coruña, 06 de Marzo de 2017

Días grises se ciñen sobre nuestras almas, la «preferiti» de la honradez nos está abandonando. Tras una agonía lenta y dolorosa parece haberse exterminado la que en tiempos fue signo de admiración.

 

Antiguamente, todo infante soñaba con ser músico, médico, ingeniero, etc., no por el mero hecho de enriquecerse, sino por ver cumplida una vocación, la de ocupar en base a sus aptitudes un espacio útil en el engranaje de la sociedad, a la par que su profesión le permitiera solventar sus necesidades económicas –aunque tomando el dinero como elemento secundario -

En la actualidad, un importante sector de la juventud parece haber abandonado el concepto de vocación, sustituyéndola por un deseo de mimetizarse, pese a carecer de las cualidades necesarias, en actividades –algunas de ellas inútiles para el progreso de la comunidad – que puedan procurarle éxito o riqueza y, en definitiva, el reconocimiento de una sociedad en crisis de valores.

 

El fundamento de esta crisis nace en gran medida del adoctrinamiento, el cual incita a la comodidad y al mínimo esfuerzo, alegando en multitud de situaciones la existencia de un derecho - nacido de ideas peregrinas - por el cual es menester premiar la superficialidad.

 

Se trata de un sentimiento, ya presente en épocas pasadas, ha resurgido al cual Paulo Bosch hacía referencia cuando afirmaba que "el que nace con la vocación de cuentista trae al mundo un don que está en la obligación de poner al servicio de la sociedad".

 

Al fallar educación familiar, la profesión ha menguado de matrimonio con amor a matrimonio por interés, donde lo principal no es la atención sino el satisfacer las necesidades personales. Consiste, por tanto, en un negocio jurídico en favor del egoísmo, en el que se renuncia al honor por satisfacer los caprichos.

 

Nos encontramos en un cambio social histórico en favor de la banalidad, propiciado por multitud de factores. Véase entre ellos la falta de dedicación por parte de los padres, aquellos que sientan a sus hijos delante del televisor o les liberan campando a sus anchas, con la finalidad de liberarse de sus obligaciones, ya que «su trabajo ya les roba demasiado tiempo».

 

El principal daño que supone la exposición a la televisión versa de la existencia de programas sensacionalistas, interpretados por personajes que protagonizan diálogos de los que solo se pueden emular conductas deleznables.

 

Aún así, algunos aún tenemos la esperanza de que la vocación sólo agonice y “no” haya muerto.

 

Cual buen médico “vocacional, la “chispa” necesaria para resucitarla está en renovar los valores de la educación. Un corazón que late sin ser útil como bomba, y que augura la muerte segura al cuerpo que lo alberga, puede volver a funcionar con el estímulo de una “chispa” de energía que coordine a miles de células desorientadas, con el impulso de una dosis de adrenalina y con la amable caricia de un poco más de oxígeno en el aire que respira el paciente.

 

Como decía Paulo Freire, "es notable la capacidad que tiene la experiencia pedagógica para despertar, estimular y desarrollar en nosotros el gusto de querer bien y el gusto de la alegría sin la cual la práctica educativa pierde el sentido". Por lo que se comprende que la vocación es una fuerza misteriosa – nacida de la devoción y de la buena educación – que deja atrás la proporcionalidad entre los salarios y el valor de la persona.

 

Como conclusión –con la finalidad de animar a los jóvenes con vocación– recordar la cita de Antoine de Saint-Exupèry quien decía que el que trabaja conoce lo que su vocación pesa en él, si la traiciona, es a él a quien desfigura 

Publicidad

INFORMACIÓN CORPORATIVA

Coloca el icono Touch de Diario de Lemos en el escritorio de tu ordenador, móvil o tablet

Ya puedes hacer un enlace directo a Diario de Lemos colocando el icono Touch en el escritorio de tu ordenador, móvil o tablet, siguiendo tres sencillos pasos. Pincha Aquí

Publicidad

Publicidad

PORTADA | PRIMERA PÁGINA | PROVINCIA | GALICIA | OPINIÓN | ARTÍCULO DE OPINIÓN |