Compartir
Archivo: La alcaldesa y la concejal de Cultura. Foto | Ayto. de Lugo

El ayuntamiento de Lugo, en manos del partido socialista, se queda -al menos de momento- sin la marca San Froilán. La Oficina Española de Patentes y Marcas, a través de su Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI) del día de hoy miércoles, 13 de febrero de 2019, viene en desestimar un recurso de alzada interpuesto por el ayuntamiento de Lugo contra la concesión del nombre comercial San Froilán a la empresa Arxon Estrategia, S.L. con sede social en Santiago de Compostela, y domicilio fiscal en Sada (A Coruña), concesión que ostenta desde abril de 2018, para las clase; 30 (productos), 35, 37, 41 (esta clase -la 41- incluye la organización de fiestas como la de San Froilán) y 43 (todas ellas de servicios)

El ayuntamiento de la ciudad de la muralla ya se había opuesto a finales del año 2017, a la solicitud del nombre comercial San Froilán, por similitud con su marca San Froilanciño, pero esta oposición no prosperó. Finalmente la Oficina Española de Patentes y Marcas concedió a la empresa santiaguesa el nombre comercial el pasado 12 de abril de 2018.

Un particular, con domicilio en A Coruña, también había planteado dos oposiciones a la solicitud del nombre San Froilán, por que entendía que lesionaba sus derechos al coincidir uno de los productos (Miel) con el que amparaba su marca: Alquería San Froilán miel de flores.

Este particular también es titular de la marca Alquería San Froilán, para la clase de productos 33 bebidas alcohólicas. Ambas oposiciones fueron desestimadas por «falta de autorización». Si bien la empresa santiaguesa retiró la miel -de flores- como parte de los productos que había solicitado.

Tras la concesión del nombre comercial San Froilán a la empresa santiaguesa -la cual es también titular de la marca San Froilán, para las clase; 30 (productos), 35, 37, 41 (esta clase -la 41- incluye la organización de fiestas como la de San Froilán) y 43 (todas ellas de servicios)- el ayuntamiento de Lugo planteo su impugnación pero como se acaba de hacer publico, sin éxito.

Por consiguiente el ayuntamiento de Lugo solo podrá utilizar la marca que tiene concedida San Froilanciño, el ‘padre’ -San Froilán- se queda en Santiago, o al menos de momento, pues contra esta desestimación del recurso no procede impugnación en vía administrativa, tan solo cabe recurso jurisdiccional que deberá interponerse ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, en el plazo de dos meses a contar desde mañana miércoles 14 de febrero.

Para no olvidar

El ayuntamiento de Lugo solicitó la marca San Froilanciño, el 17 de diciembre de 2007, y la empresa de Santiago el nombre y la marca San Froilán, el 12 de octubre de 2017, casi 10 años después. Lo que quiere decir que en todo este tiempo el ayuntamiento de Lugo, estuvo contando nubes en vez de hacer lo que tenia que hacer que era buscar el amparo registral del nombre y la marca de su patrón. Porque si la hubiese solicitado a la vez que hizo con el San Froilanciño, el 17 de diciembre de 2007, ahora no estaría ante este problemón.

Ahora bien, siempre le queda ofrecer una buena cantidad dineraria a la empresa santiaguesa, siempre que ésta estuviese dispuesta a vender, por el nombre y la marca San Froilán, pues como «el dinero público no es de nadie», frase pronunciada en su día por la actual vicepresidenta del Gobierno de la Nación, Carmen Calvo.

La historia se repite una y otra vez cuando se trata de las administraciones públicas, pasó con el Xacobeo, ahora con el San Froilán, y puede que cualquier día ocurra lo mismo  con la marca Mercados de Monforte, que el Ayuntamiento de la ciudad del Cabe también tiene sin registrar. Y la Diputación de Lugo, libró por los pelos con la marca Lugo Cambia, solicitada el pasado 15 de noviembre, después de llegar años en el ‘mercado turístico’ sin protección registral alguna

Todas estas administraciones cuentan con una legión de abogados, asesores de esto y de aquello, pero al final, repiten siempre los mismos errores. Aunque en el presente caso el asesoramiento y la defensa no la llevaron los abogados ni asesores del ayuntamiento de Lugo, tampoco los de la Diputación, sino un profesional -agente de la propiedad industrial- externo.

Las personas físicas y jurídicas deben tomar conciencia de la importancia que tiene registrar los nombres, marcas, etc, con las que operan en el trafico mercantil e incluso las entidades sin ánimo de lucro, porque en cualquier momento puede surgir ‘un roto’ sino se tiene en cuenta esta figura jurídica: el registro de las marcas y signos distintivos.

Seguiremos atentos al desenlace final del nombre comercial del patrón de Lugo, San Froilán, si es que el Ayuntamiento de la capital provincial plantea una batalla jurídica y la gane, de lo contrario el nombre y la marca del patrón de Lugo se quedará en Santiago de Compostela