Compartir

La directora de la Axencia Galega de Innovación (Gain), Patricia Argerey, visitó la empresa de cerámica Sargadelos para conocer in situ el renacer que está viviendo la compañía vinculado al diseño y a la innovación.

Argerey destacó el papel de Sargadelos como firma de referencia en Galicia en el ámbito del diseño, la innovación y la promoción de la cultura gallega y agradeció su colaboración en el programa Diseño para la Innovación 2020, que la Xunta está desarrollando con todos los agentes del sistema de innovación con el objetivo de fomentar la incorporación y sistematización del diseño, en todas sus vertientes -gráfico, de producto, organizacional o digital- en las empresas gallegas, especialmente en las pymes.

Sargadelos constituye, en palabras de Argerey, un ejemplo de empresa que aúna el diseño y la innovación desde sus inicios. De hecho, las Reales Fábricas de Sargadelos, puestas en marcha por Raimundo Ibáñez en los siglos XVIII-XIX, fueron uno de los primeros ejemplos de industrialización en Galicia.

Posteriormente, en el proyecto retomado por Isaac Díaz Pardo y Luis Seoane la creatividad y la innovación cobraron aún más fuerza, con la creación del Laboratorio de Formas que juntaba la investigación y el diseño tradicional gallego y la innovación en la producción, en la que emplean maquinaria diseñada y creada exclusivamente para dicho fin.

Actualmente, la empresa está experimentando un relanzamiento gracias a la incorporación de la innovación y del diseño en todas sus vertientes y con la apertura de nuevas líneas de producción como mantelería y marroquinaría.

La Xunta, de este modo, busca la colaboración del grupo empresarial, como un referente en el ámbito del diseño y de la innovación, en la red de agentes, una de las primeras actuaciones dentro del programa Diseño para la Innovación 2020, una iniciativa que forma parte del Plan Galicia Innova 2020 y que nace de la voluntad de integrar de una manera pionera el diseño en las políticas públicas de innovación con la convicción de que éste constituye un factor clave en la competitividad y en la productividad de las empresas.

Los objetivos de este programa, en el que se invertirán alrededor de 2 millones de euros, son mejorar el conocimiento y la comprensión del diseño como un factor estratégico para la innovación y la competitividad empresarial más allá de su valor estético; capacitar a empresas y emprendedores para que inviertan en diseño y promuevan la innovación en nuevos productos, servicios, procesos y estrategias de negocio; y poner en valor a figura del diseñador industrial como elemento clave en la diferenciación de las empresas.

Publicidad