Compartir

El presidente de la Diputación, Darío Campos Conde, participó en la salida de la segunda etapa del V Desafío Vuelta a Lugo, la vuelta cicloturista que recorre 256 kilómetros, recorriendo 12 ayuntamientos de la provincia. Los 172 corredores partieron de la plaza dos Fornos de A Pontenova, y que tiene meta en A Fonsagrada.

En esta segunda jornada, la más dura de las tres que integran el desafío, los 172 corredores amateurs, acompañados del exciclista Ezequiel Mosquera, recorrieron 92,7 kilómetros, con cuatro altos de montaña, de los de primera categoría: el Alto de Coto de Frades y el Alto de A Fonsagrada; y otros dos de segunda categoría: el Alto de Augaxosa y el Alto de Cruz da Cancela, que suman un desnivel positivo de 3.319 metros.

El presidente explicó que «estas actividades demostran o compromiso da Deputación co deporte. Levámolo a todos os concellos da provincia, financiando alternativas deportivas como forma de ocio e unhas instalacións de calidade independentemente do lugar no que vivan os nosos veciños. O arraigo do deporte no rural é unha necesidade para asentar a poboación, pois crea sinerxias entre os veciños e un compromiso coas localidades».