Compartir

La Xunta de Galicia viene de anunciar en la plataforma pública Contratos de Galicia la adjudicación de las obras para acondicionar una hospedería en el monasterio de Santa María de Ferreira de Pantón -también conocido como das Bernardas- por un importe de más de 512.000 euros. También se habilitará un espacio multifuncional que podrá acoger información divulgativa del monasterio y de la Ribeira Sacra en general de acuerdo con el proyecto redactado por Iago Seara. El plazo máximo de ejecución de los trabajos será de seis meses.

El delegado territorial de Lugo, José Manuel Balseiro, explicó esta mañana que la Consellería de Cultura e Turismo actuará sobre la antigua hospedería, la casa del capellán, la torre barroca y parte de la planta baja, para sumar nuevos servicios y poder ampliar la visita cultural en el Mosteiro cisterciense, que cuenta desde el año 1975 con la declaración de bien de interés cultural con la categoría de Monumento.

Las obras en la planta primera comprenden la ejecución de las estancias de la nueva hospedería, entre ellos sala de desayunos, cuatro habitaciones dobles, dos habitaciones individuales, dos salas comunitarias y otros espacios.

También se reformará la planta baja del ala este del monasterio para acoger, entre otros servicios, la recepción de la hospedería, el mencionado espacio informativo sobre el monumento y su entorno, y el acceso tanto a la torre barroca cómo a la hospedería, que contará como elementos mas significativos con una nueva escalera y un ascensor, además de espacios comunes complementarios de carácter externo.

La propuesta de intervención abarca múltiples aspectos, desde los suministros básicos hasta los acabados.

Entre otros trabajos, deben mejorarse las condiciones de humedad en la planta baja ejecutando una nueva solera ventilada; actuar sobre pavimentos, paredes y techo; dotarlos de instalaciones de electricidad, iluminación, calefacción y seguridad contra incendios; instalar nuevos aseos exteriores para facilitar el uso cultural del monasterio; realizar trabajos de consolidación y conservación en los tabiques barrocos, y dejar, por lo menos, en un espacio comunitario una ventana arqueológica didáctica; y acometer diversas labores de cantería, carpintería y forja para restaurar distintos elementos del monasterio.