Agroma Sober cree insuficientes los presupuestos de la Diputación para la comarca de Lemos

Además, pide poner a disposición terrenos para 'barreiras' donde puedan aprovisionarse de barro los talleres de olería tradicional

762
0
Compartir

La asamblea local de Agroma Sober considera que los Presupuestos de la Diputación para 2019, que incluyen 300.000 euros para el proyecto de tirolina entre Matacás y el mirador do Duque no responden a las necesidades básicas del sur lucense. En este sentido, Agroma Sober entiende que «o noso territorio non precisa de máis proxectos illados sen estudos de viabilidade e con dúbidas sobre a súa idoneidade ambiental e paisaxística», así como sobre su compatibilidad con el expediente para declarar BIC, en la categoría de Paisaje Cultural, las riberas de Sil y Miño. «Non afecta ao noso concello directamente, pero sí á ribeira do Sil no seu conxunto, e denota unha falta de proxecto global para a chamada Ribeira Sacra, e non se fomenta un debate amplo entre a cidadanía para decidirmos conxuntamente que modelo de desenvolvemento turístico queremos»

A demás, la Asociación Galega de Ornitología ha alertado de que este proyecto de tirolina afecta a áreas de reproducción y alimentación de aves amenazadas, siendo el cañón del Sil un área fundamental para las aves rupícolas.

Agroma Sober defiende más presupuestos para poder dedicar a obras de saneamiento en los ayuntamientos de la Comarca y un plan conjunto entre Xunta -que es quien tiene las competencias en Asistencia Social-, Diputación y estos ayuntamientos para garantizar los servicios de residencias y centros de día para la tercera edad.

Aprovisionamiento de barro

Por otro lado, Agroma Sober señala que presentará en el pleno de la corporación del ayuntamiento soberino, una moción para pedir implicación de todas las Administraciones y, singularmente, de la Diputación, en un proyecto de adquisición de terrenos para aprovisionamiento de barro «para a nosa olería tradicional».

La alfarería tradicional de Gundivós, que es una muestra de artesanía única en el País, de la que quedan dos talleres en activo en Sober, «é un elemento fundamental da nosa identidade e un factor de desenvolvemento futuro do Concello, se se aposta pola súa continuidade». En este sentido, -apuntan desde Agroma Sober– poder disponer de ‘barreiras’ en el término municipal significaría un avance en el mantenimiento de la calidad y características propias de la alfarería y un elemento de apoyo por parte de las Administraciones a este oficio tradicional.

«O barro para as pezas tradicionais da nosa olería ten características especiais, sendo dous os máis estimados para a fabricación das pezas: o ‘barro correúdo’ e o ‘barro faragullán’.

En el Ayuntamiento no hay lugares específicos donde coger el barro ni ninguna ‘barreira’ adquirida por las Administraciones, como sí sucede en Buño o Niñodaguia. «Xa houbera un proxecto de adquisición dunha barreira, e mesmo análise de terras, pero non se levou adiante» añade Agroma Sober.

«Consideramos que adquirir unha barreira por parte da Deputación, con apoio de Concello e Xunta, é un proxecto viable – hai bo barro, por exemplo, nunha zona de Santa Cruz – e necesario, para darlle continuidade e manter a esencia da olería tradicional de Gundivós, que debería ir unido a un maioe apoio a este oficio no noso Concello, o que é tamén un elemento para atraer un turismo de calidade e respectuoso co medio e a cultura propia».

«Asemade, usar barro do propio concello evitaría ter que recorrer a arxilas ou barros industriais, que conteñen aglutinantes, espesantes e endurecedores, polo que as pezas elaboradas con este tipo de barro deixarían de ser pezas aprezadas pola xente que entende e demanda olería tradicional»