Compartir

La conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, se desplazó esta mañana al ayuntamiento de Antas de Ulla para conocer el resultado de las obras que se llevaron a cabo en el Pazo de Vilane para mejorar la eficiencia energética a cargo del plan Leader. Las ayudas de este plan son gestionadas a través de los Grupos de Desarrollo Rural repartidos por toda Galicia y que son los organismos que deciden donde es preciso invertir.

Por eso, en este sentido, la conselleira resaltó la importancia del trabajo que desarrollan los GDR a la hora de apoyar a los proyectos dinamizadores del rural, como hizo el GDR Miño-UIla con esta productora de huevos. «Eles determinan que necesidades dos veciños urxe cubrir», señaló la conselleira, que puso de ejemplo el caso de esta empresa familiar.

Con una aportación de 11.711 euros la compañía pudo instalar 54 módulos fotovoltaicos en la cubierta del pazo que permitirá reducir el consumo eléctrico un 40%. A través de esta subvención, financiada en un 75% con Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, se abonó el 40,5% del coste de la obra. El proyecto fue elegido el pasado año por el GDR Miño-Ulla por su importancia para el desarrollo del entorno.

Este GDR integra los ayuntamientos de Antas de Ulla, Carballedo, Chantada, Monterroso, O Páramo, Palas de Rei, Paradela, Portomarín, Sarria y Taboada y en la última convocatoria lleva aprobados 22 proyectos que contarán con 611.000 euros y que supondrán una inversión inducida de 1,3 millones. En total, en toda la provincia de Lugo, hay finalizados 97 proyectos del actual plan Leader, que recibirán una ayuda superior a los cinco millones de euros.

Marca gallega

Durante su visita, Ángeles Vázquez destacó el peso que tienen empresas familiares como la de Pazo de Vilane que crecieron siempre vinculadas al territorio. Por un lado, para la creación de empleo (cuentan con 25 trabajadores, 17 de ellos mujeres) y, por extensión, para la dinamización económica del entorno. Además, este tipo de compañías mantienen la imagen de calidad de los productos agraoalimentarios gallegos, en este caso, a través de sus huevos camperos.

Esta empresa de Antas de Ulla cuenta con dos explotaciones avícolas en el ayuntamiento con capacidad para 43.000 gallinas, alimentadas por pastos tiernos durante todo el año. Es líder en el ámbito de los huevos camperos a nivel nacional.