Compartir

El Gobierno local del Ayuntamiento de Sober comenzó hoy los trabajos de prospección en Proendos, en las cercanías de la iglesia, en la búsqueda de una villa romana. La empresa encargada de la prospección, Astilla Arqueología y Patrimonio, dedicó el día de hoy a probar dos técnicas para elegir la que mejor se adapta a los trabajos. De un lado, probaron el georadar y también un gradiómetro para decidir cual de las dos técnicas mide mejor el sustrato sobre el que harán la intervención.

Gracias a estos aparatos que emiten impulsos electromagnéticos y hacen comparativas con el terreno pueden obtener información sobre lo que hay en el subsuelo, fosas o restos, en el que se conoce como la fase de prospección. Es un trabajo previo a la excavación arqueológica, que se llevaría a cabo en una segunda fase.

Los trabajos, que se prolongarán durante toda la semana, les van a permitir saber por donde van los muros y los restos que quedaron bajo la tierra para poder cartografialos y hacer mapas de localización.

Posibilidad de encontrar una villa romana

Se trata de una zona de especial valor arqueológico en la que ya fue documentado un yacimiento y una tumba del alto medievo. Fran Alonso, director de la prospección, explica que lo que esperan encontrar es ‘una villa romana’ por la abundancia de material romano que ya ha sido documentado en la zona.

Las prospecciones se llevarán a cabo en un área de unas cinco hectáreas partiendo del entorno de la iglesia parroquial de Santa María, de origen románico. Se supone que en esta zona puede estar concentrada la mayor parte de los restos de la antigua población.

El alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián, destaca la importancia de poder recuperar este patrimonio oculto rastreando gran parte de la cabecera de la parroquia para detectar la presencia de antiguas construcciones en el subsuelo. «Sería unha maneira de ter máis información sobre o noso Concello e un novo reclamo para visitalo», precisa.