Compartir

La portavoz nacional, Ana Pontón, y la candidata al Congreso por Lugo, Maite Ferreiro, eligieron la estación de tren de la ciudad de la muralla para presentar las propuestas del BNG para defender en el Congreso un servicio ferroviario del siglo XXI que acabe con la discriminación que soporta el vecindario de esta provincia. Para empezar, Lugo es la única ciudad del país que no tiene conexión directa por tren con la capital del país, un agravio que se resolvería con una obra de 27 kilómetros de vía para conectar las paradas de Curtis y Ordes creando un trayecto directo desde Lugo A Coruña. Electrificando y modernizando la línea y los trenes de la actual vía Lugo-Curtis y enlazando con la línea del eje atlántico a través de Ordes sería posible hacer el viaje entre Lugo-A Coruña en 45/50 minutos.

Apelando a las conclusiones de los expertos en materia ferroviaria en una reciente jornada celebrada en Lugo, Ferreiro señaló que se trata «dunha obra pequena que se pode levar a cabo coa colaboración das distintas administracións e que lle axudaría a ter unha xornada laboral máis axeitada a todas as persoas que viven en Lugo e se teñen que desprazar a Compostela, acurtando tempo e ganando en calidade».

«Compensaría porque por estrada non temos alternativa por autovía ademais de ter en conta que para ás persoas que teñan que facer esta viaxe a diario o tren é unha opción moito máis cómoda», recalcó. «A decisión do punto de unión entre Curtis e Ordes sería cuestión dos técnicos», explicó Ferreiro, quien también vio necesaria una conexión directa entre Lugo y A Mariña vía FEVE: «Achegaría os dous territorios da provincia», subrayó.

Ana Pontón por su parte, resaltó que estas propuestas «son un compromiso do BNG coa veciñanza de Lugo a defender no Congreso despois do 28 de abril» para acabar con la «odisea» que representa hoy pretender llegar por tren desde Lugo a Santiago. «É máis rápido chegar desde París a Londres que desde Lugo a Santiago, o que evidencia até que punto falta unha visión galega de como vertebrar o territorio por tren e, de feito, os trens que pasan por esta provincia están pensados sobre todo para ir a Madrid».

La líder nacionalista destacó que el BNG trabajará desde la Cámara baja para conseguir que Lugo tenga un ferrocarril «propio do século XXI, moderno e competitivo», recalcó tras ironizar sobre la necesidad de colocar la esta provincia en el mapa.

«Lugo existe, parece que debemos facer unha campaña nesa dirección porque aquí nin chega o tren, nin as autovías nin investimentos para a modernización do tecido produtivo. Hai que lanzar un SOS ante a situación na que está a provincia que non é por falta de capacidade senón polo abandono de todas as administracións tanto a Xunta como o Goberno do Estado», denunció.

En materia ferroviaria Pontón destacó la seriedad de las propuestas del BNG frente a salidas de tono de otras fuerzas que se quedan en nada. «Non imos caer na bravuconada de Feixóo que fai dez anos dixo que ía pagar do seu peto o AVE a Lugo, nós presentamos propostas sensatas que desde un uso racional dos recursos públicos nos permitan ter un tren moderno para Lugo», resaltó.

Además de la alternativa para conectar a la ciudad de la muralla con la capital de Galicia, el Bloque también defiende la electrificación y modernización del FEVE, que considera una opción estratégica tanto para lo transporte de viajeros como de mercancías.

Modernización y electrificación que también reclama para la actual línea entre Lugo y A Coruña. «Temos dereito a poder garantir unhas infraestruturas ferroviarias de calidade para o esta provincia e para o país sen deseños centralistas que nos prexudican, porque lonxe de traer cohesión e igualdade supuxo discriminación para Galiza», concluyó Pontón.