Compartir

El presidente, Darío Campos Conde, y el alcalde de Ribeira de Piquín, Roberto Fernández Rico, acompañados de cientos de vecinos supervisaron el resultado de las obras del centro de mayores público que financia la Diputación en dicho municipio lucense y situado en la antigua escuela del Chao do Pousadoiro

Lo hicieron este sábado después de participar en la reunión de mayores que organizó el Ayuntamiento y en el que participaron unos 170 vecinos. Se trata de una infraestructura en la que la Diputación lleva invertido unos 275.000 euros y que podrá ofrecer 24 plazas.

Campos Conde destacó que «é un pracer acompañarvos nesta xuntanza na que durante unhas horas eu tamén son veciño de Ribeira de Piquín. Vervos hoxe aquí, xuntos e celebrando, dáme forzas para continuar traballando en defensa do noso rural porque hoxe amosades que o rural aínda ten futuro».

Por su parte, Fernández Rico agradeció al presidente «o seu compromiso real co rural da provincia« del destacó que «o centro de día cambiará o futuro dos veciños do noso Concello, no que case o 50% da poboación supera os 65 anos».