En Marea pide al gobierno central que ayude a las electrointensivas

44
0
Compartir

En Marea pedirá al gobierno español que habilite desde ya un sistema que garantice la viabilidad del sector de factorías industriales como la de Alcoa en San Cibrao mejorando y abaratando el acceso de las mismas a la energía electríca. El portavoz de En Marea, Luis Villares, junto al diputado Francisco Casal y el integrante de la coordinadora de En Marea y trabajador de Alcoa-San Cibrao, Javier Arca, participaron en una reunión con el comité de empresa de la factoría y se sumaron a las movilizaciones iniciadas este mediodía por la plantilla.

Tal como explicó Luis Villares, lo primero que pedirá En Marea al gobierno del Estado es que libere los 200 millones de euros de los que dispone el gobierno para la compensación de los costes por CO2, «unha decisión que o goberno pode tomar aínda estando en funcións». El portavoz de En Marea detalló que este dinero estaba ya previsto en los presupuestos del ejercicio anterior y en los prorrogados del actual por lo que «o goberno podería facelo efectivo de xeito inmediato». Para Villares esta medida supondría «unha baixada ata os 50 euros do megavatio/hora e constituiría un alivio nos prezos que pagan as empresas electrointensivas».

En la reunión con el comité de empresa, tanto Villares como Casal y Arca, expusieron la segunda medida que En Marea reclamará a medio plazo un nuevo marco regulatorio para el sector eléctrico que «permita un abaratamento da enerxía tanto para as familias como para a industria e, por suposto, para a industria electrointensiva».

Para conseguir este abaratamiento, En Marea propone que de la subasta eléctrica se retiren las energías producidas por centrales hidroeléctricas y nucleares, que tienen unas infraestructuras sobradamente amortizadas y derivando esta energía «a contratos a medio prazo con contratos bilaterías entre empresas produtoras e as grandes consumidoras de electricidade». Esta medida, según explicó Villares conseguiría un doble objetivo, «dar estabilidade ao mercado e abaratar os prezos para as empresas distribuidoras que son as que dan servizo aos fogares».

Hay una tercera propuesta de En Marea para el sector del aluminio y para el caso de Alcoa, «é necesario -explicó Luís Villares- establecer aranceis ambientais para a importación de aluminio». Este arancel está justificado porque países como «Arabia Saudí está tirando cos prezos do aluminio utilizando para facelo grandes cantidades de enerxías fósiles, de derivados do petróleo sen pagar ningún tipo de taxa ambiental, algo que as empresas eurpeas si están pagando».

Francisco Casal añadió que estas propuestas de En Marea son similares a las que tomaron países como Francia, que quitó del ‘pool’ eléctrico «as enerxías que se producen en centrais nucleares e hidroeléctricas». El diputado de En Marea señaló que no es lógico que «sistemas de produción completamente amortizados e que polo tanto teñen uns custes de produción baixísimoss».

Casal explicó que los costes de producción de un megavatio en estos dos casos pueden ser de diez euros «pero saen á venta no pool a 60 euros» un margen que el diputado considera «inaceptable e escándalosa que prexudica moi claramente ás empresas e ás familias e só beneificia ás eléctricas».