Inician las obras de restauración del cubo XXXI de la Muralla de Lugo

    260
    0
    Compartir

    La Consellería de Cultura e Turismo dio comienzo a las obras de restauración del cubo XXXI de la Muralla de Lugo, situado a la altura de la rúa Clérigos. La actuación cuenta con un presupuesto de 142.000 euros y el plazo máximo de ejecución será de dos meses. El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, visitó ayer la zona y explicó que los trabajos corregirán la filtración de humedades y las patologías que provocó la acumulación de agua en los muros interiores en este punto.

    A continuación, se procederá a la excavación manual arqueológica del adarve y la escalera hasta la cuota original romana, y a la impermeabilización de la estructura para posteriormente reponer en condiciones óptimas los muros. Asimismo, la intervención permitirá seguir ahondando en la investigación arqueológica del monumento. Se realizarán catas con la finalidad de definir el trazado original del cubo romano y se documentará la escalera exhumada, incluyendo el levantamiento topográfico y fotogrametría 3D.

    Balseiro subrayó que la Xunta ejerce una protección «constante e exhaustiva» de la Muralla, con labores diarias de mantenimiento y con intervenciones de restauración que se suceden de forma continua. En este sentido, recordó que recién vienen de finalizarse las obras en el cubo VII -a la altura de la puerta del Obispo Odoario-, en las que se invirtieron 273.400 euros.

    Intervención

    La nueva intervención programada supone el desmontado del cubo XXXI y la limpieza manual de la piedra, así como la retirada de la instalación eléctrica y luminarias para la posterior reposición del conjunto.

    GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

    En lo que respeta a la escalera, se eliminará el relleno existente y se repondrán los escalones que sea preciso por razones de estabilidad y funcionalidad, separando y protegiendo las estructuras originales; se realizará un nuevo relleno con mampostería de losas de loseta en seco y se reconstruirán los muros con retranqueo de 5 centímetros y separación con geotéxtil del muro original.

    La impermeabilización del adarve se acometerá mediante un recrecido con relleno de losas de loseta, separado de la estructura original; se protegerá con doble capa de geotéxtil con lámina de caucho de butilo, una capa de arcilla natural y capa de grixo..

    Las actuaciones que se ejecutan para garantizar la estabilidad del monumento en el tiempo se realizan con criterios de respeto al original, según el sistema constructivo de la época y buscando una diferenciación clara en la intervención de las partes nuevas y de las existentes: mediante el uso de geotéxtis, retranqueos de las partes nuevas, diferenciación de materiales, y siempre mediante sistemas constructivos fácilmente removibles.