José González superviso en O Incio, los trabajos en la primera aldea modelo de Lugo

433
0
Compartir

La Consellería de Medio Rural inició la pasada semana los trabajos de desbroce y limpieza de más de 100 hectáreas en cinco aldeas modelo de toda Galicia. Se trata de las de Infesta (Monterrei), Trabazón (O Irixo), Muimenta (Carballeda de Avia) y Penedo (Boborás), todas ellas en la provincia de Ourense, y de la de Trascastro, en el municipio lucense de O Incio. Precisamente en esta última estuvo esta mañana el conselleiro José González, para supervisar estas labores, y por la tarde se desplazó hasta el núcleo de Penedo, en Boborás, con la misma finalidad.

El conselleiro indicó que en esta aldea de Trascastro la Xunta limpiará unas 14 hectáreas, distribuidas en 178 parcelas de un centenar de propietarios. Las labores permitirán la puesta en marcha de una explotación de ganadería en extensivo de razas autóctonas, concretamente de vacas cachenas, que además va a ser trabajada en ecológico, tal como destacó José González.

La Xunta lo que hace, según explicó el titular do Medio Rural, es «limpar e protexer os valados e os marcos, que non se tocan, así como recuperar os camiños antigos e que a terra estea traballada e con rendemento, en lugar de estar abandonada». Así, añadió, «la xente pasará de ter que pagar por rozar a cobrar por arrendar». Además, el conselleiro avanzó que en este mismo municipio de O Incio se estudiará la posibilidad de incorporar al proyecto de aldea modelo la puesta en valor de otras 40 hectáreas de soutos de castaños, en el marco de los proyectos de recuperación de estos espacios en los que trabaja la Consellería.

En esta línea, el conselleiro señaló que «as aldeas modelo fan un labor de prevención de incendios, pero tamén mobilizan terra» y anunció que este año van a comenzar diferentes proyectos piloto de polígonos agroganaderos y forestales que, combinados con las reestructuraciones parcelarias -que se seguirán haciendo- y las aldeas modelo, permitirán una importante movilización de tierras.

Citó en concreto iniciativas piloto de ganadería en extensivo en el ayuntamiento ourensano de Cualedro y otro proyecto de ganadería de vacuno de leche para forraje en el municipio coruñés de Curtis, así como iniciativas para viticultura, especialmente en la denominación de origen Rías Baixas, pero también en las otras cuatro de Galicia. Se busca, al mismo tiempo, localización para un polígono de producción de cereal para pan gallego, remarcó.

José González puso en valor, además, que a día de hoy son 252 los ayuntamientos gallegos incorporados al convenio de protección de los núcleos de población, suscrito entre Medio Rural, la Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) y la empresa pública Seaga y en el que se enmarca la iniciativa de las aldeas modelo. Esto supone que más del 80% de los municipios de la comunidad ya están sumados a este acuerdo.

El objetivo de estas iniciativas, según explicó el conselleiro, es conseguir una puesta en valor de la actividad económica y social de esos núcleos, para permitir su recuperación demográfica y la mejora de la calidad de vida de su población, al tiempo que se busca una anticipación al problema de los fuegos creando un cortafuegos natural frente a ellos.

José González destacó que la fecha de hoy Medio Rural recibió ya más de 50 solicitudes para poner en marcha aldeas modelo a lo largo de toda Galicia. De ellas, explicó, se encuentran en trámite más de 20, que supondrán la puesta en valor de más de 620 hectáreas, repartidas en casi 13.000 parcelas de unos 3.200 propietarios.

Aldea de Penedo, en Boborás

Por la tarde, el conselleiro se desplazó hasta la aldea de Penedo, en Boborás, en la que también se está actuando. En ella, la superficie abarcada por el proyecto -que estará centrado en el impulso a la ganadería en extensivo- es de algo más de 23 hectáreas, pertenecientes a unos 130 propietarios y casi 700 parcelas.

Con respeto a las otras tres poblaciones en las que ahora comienzan los trabajos, en Infesta (Monterrei) la superficie consigue unas 40 hectáreas, distribuidas en 945 parcelas de algo más de 200 propietarios, mientras que en Trabazón (O Irixo) serán seis hectáreas las rozadas, que están distribuidas en 220 parcelas de una treintena de propietarios.

Por último, en Muimenta (Carballeda de Avia), la superficie a limpiar es de casi 30 hectáreas, repartidas en más de 1.600 parcelas de cerca de 250 propietarios. Estas labores se suman a los que se están realizando en Osmo (Cenlle), en cuyo caso en un perímetro de casi 25 hectáreas, propiedad de medio ciento de vecinos y distribuidas en 169 parcelas.