La asociación de veciños de Vilamaior, en Monterroso, inaugura su local social, ‘O Caseto’

281
0
Compartir

La asociación de veciños de Vilamaior, en Monterroso, se dotó de un local social que denominaron ‘O Caseto’, con la ayuda de la Xunta de Galicia al amparo del Plan específico de acción comunitaria para potenciar el asociacionismo vecinal. La Vicepresidencia segunda e Consellería de Presidencia, Xustiza e Deportes acercó 15.000 euros, el 90% del presupuesto indicado en la solicitud.

El delegado territorial de Lugo, Javier Arias, comprobó este jueves el resultado de la actuación, que consistió en la construcción de un pequeño centro para reuniones, de unos 50 metros cuadrados, con tejado a un agua, paredes en bloque revestidas con mortero hidrófugo, y el interior con cámara y aislamiento de lana de roca; se colocaron cinco ventanas abatibles de PVC blanco y se acometió la instalación eléctrica, con cuatro enchufes y ocho focos de luz LED. En lo que respeta al equipamiento, adquirieron mesas, bancos y sillas y un ordenador.

La asociación fue creada en el año 2008 y en la actualidad cuenta con 114 socios; hasta ahora carecían de sede propia, lo que limitaba su actividad ya que tenían que valerse de una carpa exterior. El nuevo local supondrá un lugar de encuentro para los vecinos y vecinas, en el que realizar actividades, asambleas, y mismo ayudar a las personas que lo precisen en el uso de las nuevas tecnologías.

Arias explicó que la Xunta convoca anualmente ayudas específicas destinadas a entidades de participación ciudadana -organizaciones vecinales, asociaciones de mujeres rurales y comunidades de usuarios de aguas- para realizar inversiones, tanto de obra como de equipamientos.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

El delegado territorial destacó la relevancia del apoyo a estas entidades, que son claves en la dinamización social, el intercambio generacional y el esparcimiento, especialmente en los núcleos del rural. En esta línea, se refirió a la consolidación del presupuesto del Plan específico de acción comunitaria para 2023, con 3 millones de euros que mantienen el incremento del 20% registrado en este año.

En 2022, 224 entidades vecinales de toda Galicia recibieron apoyo de la Xunta para realizar obras de mejora en sus sus locales, especialmente centradas en la accesibilidad y en la eficiencia energética, adquirir nuevo mobiliario y equipamiento, o reparar captaciones de aguas, entre otras.

En el caso de Lugo hubo 31 colectivos beneficiarios que recibieron un global de 433.588 euros. De ellos, 30 fueron asociaciones vecinales y uno, una asociación de mujeres rurales. «O obxectivo -señaló el delegado- é mellorar a calidade de vida local e fomentar e dinamizar a participación veciñal e a cohesión social».