El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, -en la imagen- aseguró este martes que la reciente declaración como Bien de Interés Cultural de la Ribeira Sacra o la futura consideración de este espacio como Patrimonio de la Humanidad, en nada tiene por que afectar a la ejecución de la futura autovía A-76 entre Ponferrada y Ourense, en particular, en los tramos lucenses.

Balseiro desmiente de este modo las declaraciones efectuadas por el alcalde de Monforte, el socialista José Tomé Roca, en las que justificaba la necesidad de cambiar el trazado inicial de esta autovía asegurando que la Xunta y, en particular, la declaración como BIC, hacía imposible esta infraestructura.

El delegado asegura que «non hai límite legal», ni impedimento para que en espacios declarados como BIC, en su consideración de paisaje cultural, puedan ejecutarse mejoras en sus infraestructuras y, en particular, la construcción de una autovía. Y recuerda que este tipo de vías sirve incluso para mejorar el acceso a estos espacios.

«Como é lóxico se estuda o impacto ambiental de calquera actuación, pero insisto a declaración como Ben de Interese Cultural non é ningún obstáculo para que poida executarse esta autovía, tan importante como é para a mellora da comunicación e para vertebrar a Ribeira Sacra» -concluyó el delegado.

Publicidad