Compartir

El Gobierno de la Diputación mantiene activado el Plan de Emergencia para hacer frente a las acumulaciones de hielo, registradas esta madrugada en la red viaria provincial, sobre todo en las carreteras de la Montaña lucense. Un total de 64 operarios y 32 máquinas acondicionaron las carreteras provinciales en 35 ayuntamientos, en las que se distribuyeron 800 toneladas de sal.

Ahora, todas las carreteras están abiertas al tráfico, pero se actuó prácticamente en todas las carreteras de la Montaña. El Gobierno de la Diputación mantendrá el dispositivo activado pues la previsión es que continúe las bajas temperaturas a lo largo de estos días. A este contingente se unirán también si fuera preciso los medios disponibles del Parque Móvil para garantizar la seguridad de la red viaria provincial.

35 Ayuntamientos

Los ayuntamientos en los que se actuó fueron: Becerreá, Begonte, Carballedo, Castro de Rei, Castroverde, O Corgo, Cospeito, Chantada, O Caurel, Cervantes, A Fonsagrada, Friol, Xermade, Guitiríz, Guntín, O Incio, Lugo, Mondoñedo, Muras, Navia de Suarna, Negueira de Muñiz, As Nogais, Ourol, Outeiro de Rei, O Páramo, Pedrafita do Cebreiro, A Pobra Brollón, A Pontenova, O Saviñao, Quiroga, Ribeira de Piquín, Samos, Ribas de Sil, Triacastela y Taboada.