La Diputación de Lugo se suma a la campaña En Negro

571
0
Compartir

La diputada de Promoción Económica e Social, Sonsoles López Izquierdo, participó este lunes en el acto de firma del protocolo de la campaña En Negro contra las violencias, con el que renueva el compromiso del Gobierno provincial contra la violencia machista. Lo hizo en un acto que tuvo lugar en el pazo de Raxoi, en Santiago de Compostela, y en el que participaron representantes de las Diputaciones de Lugo, A Coruña y Pontevedra, y 103 municipios de las 4 provincias gallegas.

López Izquierdo destacó que «o organismo provincial, ademais de reeditar a súa colaboración con esta campaña, emprazará e solicitará que todos os Concellos da provincia a participar neste proxecto. este ano participan 28 concellos e o ano pasado foron 14, o que amosa que este tipo de campañas teñen un impacto notable, tanto nos Concellos como nos veciño».

La diputada señaló que aunque la Diputación de Lugo no tiene competencias en esta materia, apoya de manera decida la erradicación de la violencia machista mediante campañas de concienciación y visibilización, como la de este colectivo.

Protocolo

En el protocolo firmado se recogen los objetivos de esta campaña, que son «fomentar unha acción de sensibilización cidadá contra as violencias machistas no ámbito municipal a través da coordinación entre concellos moi diversos e de diferentes cores políticas, implicando ao tecido económico, asociativo, educativo, deportivo, social e cultural, así como a toda a cidadanía, nunha resposta colectiva de rexeitamento da violencia de xénero e dos asesinatos machistas».

Los ayuntamientos que firmaron este protocolo son; A Pontenova, Alfoz, Becerreá, Burela, Castroverde, Cospeito, Guitiriz, Láncara, Lourenzá, Lugo, Meira, Monforte de Lemos, Monterroso, Muras, Navia de Suarna, O Corgo, O Valadouro, Outeiro de Rei, Pedrafita do Cebreiro, Pol, Quiroga, Rábade, Ribas de Sil, Ribeira de Piquín, Sarria, Trabada, Vilalba y Viveiro.

Desigualdad social

La violencia machista es la expresión más extrema de las desigualdades sociales que viven las mujeres. Un tipo de violencia que sufren las mujeres por el simple hecho de serlo, una desigualdad silenciada, escondida y en muchos casos normalizada.

Según los datos de la última Macroencuenta de violencia contra las mujeres realizada en el 2015 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Socias e Igualdad, un 13% de las mujeres residentes en España de más de 16 años declaran haber sufrido violencia física o sexual en algún momento de su vida por parte de la pareja o ex-pareja, un 26% violencia psicológica de control —celos, control de horarios y actividades etc -y un 20% violencia psicológica emocional- insultos, intimidaciones, amenazas verbales, etc-.