La escuela infantil municipal de Outeiro de Rei ofertará el próximo curso 61 plazas frente a las 41 de las que disponía hasta ahora, ‘gracias’ a la obra de ampliación de este centro ejecutada con el apoyo de la Xunta. Las actuaciones, ya finalizadas y listas para el nuevo curso, supusieron una remodelación integral del centro, ya que además de la ampliación del espacio interior y de los patios exteriores, se acometió una obra de mejora en la cubierta.

Para comprobar el resultado de los trabajos hasta el centro se desplazaron en la mañana de ayer jueves el delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, acompañado del alcalde de la localidad, José Pardo y del presidente del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) de la comarca de Lugo, José Ángel Santos.

Más de 200.000 euros de inversión

Allí explicaron que la inversión conjunta para ejecutar estos trabajos supera los 200.000 euros, y para su financiación el ayuntamiento de Outeiro de Rei contó con el apoyo de la Xunta de Galicia. La ayuda más elevada, 145.700 euros, fue con cargo al Grupo de Desarrollo Rural de la comarca de Lugo (GDR), que depende de la Consellería do Medio Rural, pero también aportaron recursos a Consellería de Política Social y el propio Ayuntamiento.

La ampliación busca dar respuesta a la gran demanda de plazas de guardería que hay en este municipio donde la escuela estaba completa e incluso contaba con lista de espera. Las 20 nuevas plazas están dirigidas a grupos de todas las edades preescolares.

«Gracias a los nuevos espacios y equipaciones a escuela ve aumentada sensiblemente su capacidad, por lo que se ofrece un servicio más completo de atención a la infancia y de conciliación, muy útil para las familias del municipio», dijo el delegado.

Más espacio, mejores servicios

La obra de ampliación, que ya está finalizada, cuenta con una sala para niños de 0 a 3 años de 40 metros cuadrados, con zona de descanso para cuna, independiente pero comunicada con la anterior. También se incluye una zona de aseo, adaptada al rango de edad, que incluye bañera para los bebés y mobiliario específico para los más pequeños.

La ampliación también incluye el aumento de espacio en la zona de patio interior en 47 metros cuadrados. Se trata de un patio interior central con gran iluminación exterior, que se emplea como sala mutiusos cuando las condiciones climatológicas así lo aconsejan y no se permite salir a los patios exteriores.

Los nuevos espacios incluyen un almacén de 37, 24 metros cuadrados, y un nuevo patio exterior, comunicado directamente con la escuela de 118 metros cuadrados, que complementa al existente en la fachada contraria de 131,15 metros cuadrados. En ambos fue renovado el pavimento de caucho existente.

Por su parte, los trabajos de remodelación del espacio más antiguo incluyeron el cambio de pavimento en linóleo, en el interior de las edificación: aula, vestíbulos, despachos y en el repintado de todos los parámetros interiores.

El Ayuntamiento también ejecutó una obra complementaria, que consistió en la mejora de la cubierta en panel de sándwich, que iguala todo el edificio, multiplicando las condiciones de aislamiento, impermeabilización y mejorando la evacuación de aguas pluviales.

Un centro autosuficiente desde el punto de vista energético

Otra de las características más destacables de la escuela es que es prácticamente autosuficiente desde el punto de vista energético, ya que dispone de unas placas fotovoltaicas que, en condiciones normales, permiten sostener el consumo en energía eléctrica y calefacción.

Para finalizar, delegado territorial de la Xunta aprovechó la visita para destacar la utilidad de las ayudas autonómicas, en particular de las que se gestionan a través de los GDR y de la Agencia de Desarrollo Rural, «pues, tal y como se observa, pueden tener también un fin social, en proyectos promovidos por ayuntamientos o entidades sin ánimo de lucro».

Publicidad