La Xunta adjudica las obras de restauración de la iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño

224
0
Compartir

La Xunta de Galicia viene de adjudicar los trabajos de restauración en las cubiertas y muros de la iglesia de Santo Estevo de Ribas de Miño, una de las joyas patrimoniales de la Ribeira Sacra. El delegado territorial de Lugo, Javier Arias, visitó hoy el monumento junto con el alcalde de O Saviñao, Carlos Armesto, y explicó que los trabajos cuentan con un presupuesto de 312.731euros y se extenderán por un plazo máximo de nueve meses.

Esta intervención permitirá resolver las patologías del monumento, reconocido como bien de interés cultural (BIC) desde 1931. En concreto, se actuará para eliminar las humedades y filtraciones existentes tanto en la cubierta como en la fábrica del templo. Se mejorarán las condiciones de los paramentos exteriores y de la ventilación, se repararán grietas y fisuras y se realizarán labores de conservación en los elementos escultóricos exteriores.

Las actuaciones concretas previstas incluyen, entre otras, la restauración de la cubierta de la nave y ábside, y el relevo de las ventanas por otras que permitan la ventilación continua; se sellarán con mortero de restauración los daños de la envolvente, procediendo a la reubicación de las piezas inestables de la cornisa.

Además, se restaurarán los elementos deteriorados de las puertas principal y lateral de la iglesia; se redactarán los proyectos de restauración de los elementos escultóricos de la portada, huecos románicos y cornisas, según las prescripciones técnicas del proyecto. Son trabajos que serán posibles después de que la Consellería de Cultura y la Diócesis de Lugo firmaran el pasado mes de junio un convenio para la puesta a disposición de la Administración autonómica de este espacio monumental.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

Candidatura de la Ribeira Sacra

Con estos trabajos, la Xunta de Galicia da continuidad a su compromiso por avanzar en la puesta en valor del patrimonio cultural gallego. En este caso, se actúa en concreto en un bien que forma parte del extenso patrimonio cultural de la Ribeira Sacra. El interior de la iglesia, datado a finales del siglo XII, es similar al de la vecina San Paio de Diomondi; se ofrece en una sola nave dividida en cuatro tramos y con techumbre a dos aguas de madera.

La fachada principal está dividida en dos partes por un gran «tornachoivas» de arcos semicirculares peraltados. La parte inferior -también análoga a la de Diomondi-, está formada por una gran portada flanqueada por dos grandes arcos ciegos de descarga semicirculares rodeados de una guirnalda de piñas. El cenobio está dedicado a San Estevo, uno de los primeros diáconos de la Iglesia que, junto a los apóstoles, comenzaron la evangelización.

Se trata de uno de los elementos más emblemáticos de la Ribeira Sacra, que encara la recta final para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. De hecho, la candidatura se basa, en buena medida, en el gran patrimonio arquitectónico de esta zona. Para conservar este legado, en los últimos años se realizó una inversión de más de 10 millones de euros que permitió llevar a cabo acciones de conservación patrimonial en toda la comarca. En este momento, están en marcha o vienen de finalizar cerca de 15 actuaciones.