Compartir

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, dio cuenta ayer martes del acuerdo por el que la Consellería de Sanidad, a través del Servizo Galego de Saúde, renueva el convenio de colaboración con Alcer-Lugo para la cobertura del servicio de traslado de pacientes a los centros de hemodiálisis en la provincia de Lugo, aportando una inversión de 634.700 euros.

En el acto participaron también, en representación de la entidad, la presidenta María José Otero y María Jesús Díaz, que explicaron en detalle en qué consiste este servicio que utilizan alrededor de 200 pacientes cada mes, distribuidos en más de 50 rutas -entre 50 y 60 según los meses- cubiertas por 24 taxis que en conjunto trabajan en este cometido todos los días de la semana, excepto los domingos, tanto por la mañana como por la tarde.

El delegado territorial subrayó que en total suman unos 75.000 kilómetros al mes y explicó el apoyo de la Xunta porque «nunha provincia cunha orografía e unha dispersión poboacional como a nosa, resulta unha misión titánica para unha entidade sen ánimo de lucro asumir en solitario esta tarefa».

Los usuarios son trasladados a distintos centros sanitarios de referencia para el tratamiento de hemodiálisis: El 63% a Lugo capital, el 21,5% a Burela -en este caso todos al hospital de la Costa- y el 15,5% a Monforte de Lemos.

Balseiro recordó que la Xunta apoya otros proyectos de Alcer e hizo especial referencia al programa ‘Medro con Alcer’, dirigido a ofrecer una atención de calidad y lo más especializada posible a las niñas y niños con dolencias del riñón. La Consellería de Política Social firmó hace dos semanas un convenio de ámbito autonómico con la entidad para garantizar la continuidad de este proyecto, incrementando su aportación en un 28% con respeto al año pasado, hasta llegar a los 27.000 euros.

Igualmente, recordó que se produjeron avances en el ámbito asistencial y que «o Hula segue a apostar pola hemodiálise a domicilio como xeito de mellorar a calidade de vida dos pacientes». Cabe recordar que el hospital lucense fue unos de los primeros de España -el octavo en concreto- en implantar este servicio.