La Xunta acaba de comprar 2.000 piezas de queso a través del nuevo canal de comercialización impulsado por el Gobierno gallego, Mercaproximidade, para entregarlas a las familias que así lo precisan a través del Banco de Alimentos de Lugo. En estas dos últimas semanas, la Consellería do Medio Rural lleva adquirido numerosos alimentos para cederlos a diversos organismos, entre ellos varios hospitales, entidades y comedores sociales y el propio Banco de Alimentos de Lugo, con el objetivo de dotar a estas entidades de provisiones suficientes en estos tiempos de emergencia sanitaria.

Así, y de manera temporal, la Consellería está ayudando a los pequeños productores agrícolas y ganaderos para dar salida a sus excedentes, puesto que sus canales habituales de comercialización están cerrados por el coronavirus, destacando entre ellas la hostelería, la restauración y los mercados tradicionales de cercanías.

Este medida fue adoptada por la Xunta como una posible herramienta para minimizar la pérdida de ingresos de estos profesionales agropecuarios y asegurar la supervivencia de uno de los motores principales del rural gallego. Así, a través de la orden impulsada por la Consellería, y publicada en el Diario Oficial de Galicia el pasado 14 de abril, la Xunta está comprando productos agroalimentarios como son patatas, carne, quesos, miel o embutidos.

El nuevo canal de comercialización Mercaproximidade comenzó el pasado 15 de abril, teniendo a día de hoy más de 370 industrias y productores adheridos a esta fórmula de venta. Además, ya están integrados los grupos Gadis, Froiz, Vegalsa-Eroski -con sus establecimientos Eroski y Familia-, El Corte Inglés -con los establecimientos Hipercor y Supercor-, Carrefour -con sus centros Carrefour y Carrefour Market-, Grupo Cuevas -con sus supermercados Plenus, Aquié y Aquí-, Lidl, Alcampo, Coviran y DIA. Sin embargo, la iniciativa sigue abierta a todas aquellas cadenas, empresas de suministro de colectividades y plataformas online que deseen sumarse, con el objeto de ayudar a los agricultores y ganaderos gallegos durante la emergencia sanitaria.

Publicidad