El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, visitó hoy las obras que la Consellería de Infraestructuras e Vivenda está ejecutando en la carretera LU-901 en Carballedo, entre A Barrela y el límite de la provincia con el municipio ourensano de Cea. Estuvo acompañado por el alcalde de Carballedo, Julio Yebra- Pimentel, entre otros.

Balseiro subrayó que está es la tercera actuación que se desarrolla en esta carretera en los últimos años (desde 2014) lo que, junto a las anteriores, supuso una inversión conjunta de cerca de 1,5 millones de euros. La obra actual, licitada en 500.000 euros viene a completar el proyecto anterior por el que se amplió el ancho de la plataforma, (construcciones de arcenes) se rehabilitaron las dos travesías (A Tolda y Barrela) y se construyeron cunetas de seguridad para facilitar el drenaje en varios tramos.

Además de mejorar la señalización horizontal y dotación de barreras, que alcanzó un presupuesto de más de 600.000 euros. El primero de los trabajos ejecutados en esta vía consistió en dotar de nueva capa de rodaje con asfalto en caliente, una carretera que hasta entonces presentaba un firme en riego.

Las actuaciones que están en este momento en marcha consisten principalmente en la rehabilitación del firme y la extensión de una nueva capa de rodaje a lo largo de los 11 kilómetros del tramo -a excepción de las travesías ya ejecutadas-. Además, se ejecutará más de un kilómetro de cuneta transitable y se mejorarán ocho obras de drenaje transversal.

Las obras comenzaron hace unos días y tienen un plazo previsto de ejecución de cuatro meses; incluyen fresados localizados en todo el ancho del carril o en parte del mismo en aquellos puntos en los que se observa la existencia de deterioro. Serán compatibles con el mantenimiento de la circulación del tráfico sin menoscabo de la seguridad de los usuarios de la vía.

El delegado señaló que el Gobierno gallego continúa trabajando en el objetivo prioritario de conservar la red viaria autonómica en óptimas condiciones con el fin de incrementar la seguridad viaria y proporcionar a los usuarios unas vías cómodas que mejoren su calidad de vida, potenciando el desarrollo económico y social de los municipios gallegos.

Publicidad