Compartir

Esta mañana tuvo lugar en la Cidade da Cultura una reunión entre los responsables de Patrimonio de la Xunta y los diferentes técnicos de la gestión del patrimonio local y el urbanismo de los ayuntamientos de la Ribeira Sacra. La reunión sirvió para abordar al por al detalle el régimen de protección y la casuística de las autorizaciones en las diferentes intervenciones que se dan en el conjunto de este territorio. En la misma se trató de aclarar con ejemplos concretos lo que está previsto en el decreto de bien de interés cultural (BIC) del paisaje cultural de la Ribeira Sacra.

Al inicio del encuentro, el conselleiro de Cultura e Turismo Román Rodríguez, saludó a los participantes y les explicó los pasos que se están dando de cara a lograr la inscripción de este singular paisaje cultural en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En concreto, Román Rodríguez, anticipó que el Plan de Gestión de la Ribeira Sacra será presentado a partir de la segunda mitad del próximo mes de diciembre «como paso previo, positivo e necesario para o éxito desta ilusionante candidatura», subrayando la importancia de la colaboración de todas las instituciones y administraciones participantes.

Régimen de protección

La reunión sirvió para explicar y clarificar el decreto de BIC del paisaje cultural de la Ribeira Sacra, que establece un régimen de protección general de los bienes integrantes del paisaje cultural y otro específico para el paisaje cultural. En el apartado relativo a los bienes, este responde al régimen general legal ya existente, e incorpora cómo normativa la instrucción de obras menores que agiliza las intervenciones de conservación y mantenimiento. También se regula la zona de amortecimiento, especificando que actuaciones de carácter territorial precisan autorización.

En la misma intervinieron formalmente el conselleiro de Cultura e Turismo, Román Rodríguez; la directora xeral de Patrimonio Cultural, Mª Carmen Martínez Ínsua, los coordinadores del expediente, Ana Goy y Mario Crecente, y técnicos del departamento autonómico de Patrimonio, y a la misma fueron convocados las diputaciones y los obispados de Lugo y Ourense, así como los técnicos municipales de los ayuntamientos incluidos en el territorio del bien de interés cultural del paisaje cultural de la Ribeira Sacra.

Compromiso con el desarrollo

El Plan Ribeira Sacra, explicó Román Rodríguez, se centra en la protección, la promoción y la coordinación de las inversiones para esta zona y supone una oportunidad para su protección, la mejora continua y la promoción. «Será -aclaró el conselleiro- a mostra do noso compromiso na conservación e difusión desta paisaxe cultural». En el marco de este está previsto desarrollar medidas concretas, orientadas a conservar el valor universal excepcional de esta territorio, y se promoverá la difusión de la candidatura de la Ribeira Sacra como Patrimonio Mundial de la Humanidad dentro y fuera de la zona.