La Xunta inicia las obras de demolición de la actual terminal de autobuses de Ourense

198
0
Compartir

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade acaba de iniciar hoy las obras de demolición de la actual terminal de autobuses de Ourense. La actuación, con una inversión más de 523.000 euros, comienza con los trabajos previos de retirada del material de interior: desmontado de mobiliario, carpinterías, elementos de fontanería, instalación eléctrica y el resto de instalaciones.

La demolición de la actual terminal se realizará de manera acompasada con las obras en ejecución de la nueva estación de autobuses de la intermodal en el barrio de A Ponte, cuyos trabajos siguen avanzando a buen ritmo.

Para acometer esta obra, la Xunta prevé instalar este jueves dos grandes marquesinas, que funcionarán como parada provisional, mientras no sea trasladada la actividad a la nueva estación.

La actual estación de autobuses fue construida hace más de 30 años. Dadas sus condiciones y teniendo en cuenta el coste que supondría su adecuación a otro uso, así como la inconveniencia de dejar un edificio de estas dimensiones desocupado en una zona urbana, la Xunta decidió redactar un proyecto de demolición.

La intervención tiene como objetivo dejar despejado el solar y aprovechar este espacio para dotaciones de carácter social, concretamente, para la construcción de una residencia de la tercera edad.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

El programa de trabajo

Las tareas que se están iniciando en el interior de la actual terminal de autobuses continuarán, una vez completado el desmontado de los distintos elementos, con la demolición de tabiques, pavimentos y revestimientos. A continuación, cuando queden completamente vacíos el andar bajo y el primero, se procederá a la demolición y desmonte de las cubiertas superiores.

Para efectuar las intervención se primará el uso de retroescavadoras y grúas móviles con acoples especiales de derribo, por lo que no se considera necesaria la realización de voladuras ni de microvoladuras. Las obras incluirán el acondicionamiento posterior de la parcela y la gestión de los correspondientes residuos generados por la demolición.