Compartir

Al grito de ‘o público é servizo, o privado beneficio’, las trabajadoras del Servicio de Ayuda en el Hogar (SAF) de Chantada se volvieron a concentrar este martes delante de la Casa del Ayuntamiento en rechazo a la decisión del Gobierno municipal de privatizar este servicio básico y para demandar su gestión directa, tal y como se venía haciendo hasta ahora.

La concentración de hoy forma parte del calendario de movilizaciones que las trabajadoras están realizando con motivo de la huelga indefinida iniciada el pasado lunes, 28 de octubre, pero que en la práctica el Ayuntamiento está impidiendo por los abusivos servicios mínimos impuestos (que alcanzan el 95% de la actividad) y que ya fueron recurridos por la CIG por vulnerar el derecho fundamental a la huelga.

Además de esta concentración, la CIG tiene convocada una manifestación para el próximo viernes, 8 de noviembre, a las 19:00 horas, con salida del local del sindicato en la plaza de Galicia. Aunque en un principio la marcha estaba prevista para el sábado, la Subdelegación del Gobierno denegó el permiso alegando que fue censurada por la Junta Electoral por su posible ‘indución no voto’ al coincidir con la jornada de reflexión.

En este sentido, la CIG lamenta que se limite el derecho a la libertad de expresión y se mezcle un conflicto laboral con la campaña electoral «cando o propio sábado todos os xornais, radios e televisións informarán, con todo detalle, dos actos e mitins celebrados o día anterior, ademais de dar conta do que fan nesa xornada as/os diferentes candidatas/os políticos, algo que si inflúe no voto».

Así las cosas, las trabajadoras seguirán con la huelga y las movilizaciones para exigirle al Gobierno de Chantada que dé marcha atrás en su decisión y abandone las privatizaciones de servicios públicos «xa que a experiencia xa ten abondo demostrado que só traen maior precariedade, maiores custes económicos e unha menor calidade asistencial»

Para este sindicato «non hai máis que botar un ollo aos medios de comunicación para ver os continuados problemas laborais e asistenciais que existen nos concellos do país que teñen privatizado este servizo, por non falar dos reiterados incumprimentos do cativo convenio colectivo de axuda a domicilio por parte das empresas do sector, que buscan facer negocio a conta de explotar as traballadoras e sen preocuparse o máis mínimo pola calidade asistencial».