Compartir

En los últimos cinco meses de 2018 los gallegos presentaron a través de la sede judicial electrónica un total de 270 procedimientos monitorios, una fórmula judicial para reclamar impagos, que no precisa de la intervención de un abogado o de un procurador –siempre que la cuantías no supere los 2.000 euros.

La presentación telemática de procedimientos monitorios comenzó a implantarse el pasado año en los órganos judiciales de Vigo y A Coruña y, actualmente, ya está habilitada en todos los partidos judiciales para los procedimientos monitorios de las jurisdicciones civil o social.

A través de la sede judicial electrónica los ciudadanos también pueden hacer un seguimiento del procedimiento y consultar los expedientes judiciales de los que son parte a través del espacio ‘mi carpeta’, que durante 2018 registró más de 11.000 accesos.

En la sede también se puede comprobar la autenticidad e integridad de documentos electrónicos emitidos por la Administración de Xustiza en Galicia, y dar de alta un apoderamiento de manera electrónica registrar un apoderamiento apud acta. El objetivo es que la sede se consolide como canal único para todas las actuaciones, procedimientos y servicios del ámbito judicial.

Hace falta recordar que la sede está accesible también a través del portal xusticia.gal, en el que están disponibles a agenda de señalamientos de vistas, el calendario de guardias a calculadora de tasas judiciales o el censo de letrados

Plan Senda

La puesta en marcha de la sede judicial electrónica fue uno de los hitos previstos previstos en el Plan Senda 2020, que está desarrollando la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) en colaboración con la Vicepresidencia e Consellería de Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza y los profesionales del ámbito judicial.

Con un presupuesto de más 26,6 millones de euros el Plan Senda 2020 es la estrategia para consolidar el trabajo previo realizado en el Plan Senda 2014 y que sentó las bases del Expediente Xudicial Electrónico en Galicia, donde están en marcha todas las piezas que permitirán una justicia íntegramente digital.