El presidente de la Diputación, Darío Campos Conde, asistió, este sábado a la entrega de trofeos del 63 descenso Internacional del Miño. Esta cita reunió a más de 300 palistas, 270 embarcaciones y 30 clubes de toda Galicia.

Se trata de la segunda prueba más antigua del piragüismo nacional, y contó con salidas desde Rábade y Ombreiro, y las metas en el propio club lucense, el Club Fluvial.

La prueba tuvo dos recorridos, el primero de 17 kilómetros en el que compitieron hombres y mujeres de las categorías de juvenil, sénior y veterano de las modalidades K1, K2 y C1. El segundo recorrido los cadetes, tanto en las categorías femenina cómo masculina, y también en las modalidades de K1, K2 y C1 descendieron 8 kilómetros.

Publicidad