Compartir

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, viene de trasladar a la Agrupación Apícola de Galicia que el departamento que dirige reforzará la retirada de nidos primarios de avispa velutina en una veintena de ayuntamientos que tienen superficie dentro de la Red Natura.

De este modo, a lo largo de 2019 se priorizarán estas acciones para erradicar dichos nidos de este insecto con el fin de minorizar y contener la proliferación de la misma en los 20 ayuntamientos que tienen superficie en Red Natura (Monfero, San Saduniño, A Capela, Melide, Toques, Santiso, Chantada, Sober, Samos, Ribadeo, Viveiro, Muras, Abadin, Calvos de Randín, Trasmiras, A Lama, Bueu, Cangas, A Illa de Arousa, Silleda y el Parque Nacional Islas Atlánticas).

La conselleira manifestó que para la localización de los mismos es fundamental la colaboración ciudadana, ya que a través de los avisos y de los avistamientos se pueden activar las medidas necesarias para su retirada en el plazo más breve.

Ángeles Vázquez recordó a los representantes de la Agrupación que la Xunta participa en el proyecto Positive -en el que esta agrupación también son socios beneficiarios asociados del proyecto-, una iniciativa para el intercambio de experiencias y conocimientos para el control de la avispa velutina entre países de la zona Sudoe (países del sudoeste europeo).

Reunión con representantes de la Agrupación Apícola de Galicia

Se trata de una acción -dentro de los proyecto Interreg -Sudoe- que tiene por objetivo contribuir a la preservación de los insectos polinizadores que están siendo atacados por especies como la velutina y que merman su función polinizadorea natural; es decir, se busca el desarrollo de métodos conjuntos para el control de este insecto invasor, como es la avispa velutina.

El proyecto, que tiene un presupuesto de casi dos millones de euros, cuenta con financiación en un 75% de fondo FEDER, promueve la transmisión de conocimiento y experiencia de los socios más experimentados, como es el caso de Francia, a los que llevan menos tiempo conviviendo con la especie, como son el norte y noroeste de España y de Portugal, y que se encuentran en momentos importantes para su gestión.