Compartir

La Consellería do Medio Rural está reforzando en Galicia la lucha biológica contra la avispilla del castaño y prevé soltar un total de 1,6 millones de ejemplares del parásito Torymus sinensis (45.711 viales) antes el verano. En la provincia de Ourense es en la que más sueltas se están realizando para combatir esta plaga, habida cuenta la importancia del cultivo en este territorio. Así, en lo que va de año se liberaron ya un total de 390.145 individuos de Torymus (11.147 viales). En el conjunto de Galicia se soltaron hasta ahora más de 31.000 viales con Torymus, que equivale al 68% de las sueltas previstas para 2019, cifra que ya supera a la suma de los viales soltados en los años 2017 (4.194) y 2018 (20.122). Las sueltas continuarán durante esta semana y la primera de junio, hasta conseguir el número previsto.

Estos datos fueron explicados hoy por la delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, durante la suelta de este parásito en el ayuntamiento de Baltar, que estuvo acompañada por el jefe territorial del departamento autonómico del Medio Rural, Yago Borrajo.

Díaz Mouteira indicó que por el de ahora se realizaron sueltas de Torymus sinensis en la mayor parte de los ayuntamientos de Ourense, 84 de un total de 92, incluyendo todos aquellos con presencia significativa de castaños. En concreto, en 11 de estos municipios se liberaron más de 10.000 individuos: Viana do Bolo, Nogueira de Ramuín, Castro Caldelas, Laza, Maceda, Celanova, San Xoán de Río, Vilamarín, Riós, Larouco y A Pobra de Trives.

La delegada territorial destacó que la lucha biológica mediante la liberación de este parasitoide es el sistema más eficaz para hacerle frente a los daños que causa la avespilla y por eso la Xunta está reforzando estas labores habida cuenta las condiciones meteorológicas y el estado de los sotos, con la autorización del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. La Consellería do Medio Rural destina este año 2,1 millones de euros la estas actuaciones de lucha contra esta enfermedad forestal.

Estos ejemplares de Torymus son importados de Italia, el único país donde hasta ahora está autorizada la producción de este parásito, por lo que es preciso tener presente que para introducir torymus en nuestro territorio hay que cumplir muchas particularidades legales.

En otoño está previsto realizar una recogida de bugallas y yemas apicales de castaño, para su envío al laboratorio de Areeio para conocer así la presencia de Torymus en las masa de castaño y, al mismo tiempo, la efectividad del tratamiento.

La representante del Gobierno gallego subrayó que todo este esfuerzo tiene como objetivo fundamental proteger la riqueza de nuestros montes y contribuir así al mantenimiento de los aprovechamientos forestales sostenibles, como fórmula para fijar población y generar riqueza y empleo en nuestro campo.