Montañas do Courel instala carteles en puntos estratégicos el Xeoparque

490
0
Compartir

El Xeoparque Montañas do Courel viene de instalar tres carteles en puntos estratégicos con el objetivo de convertirlos en la imagen icónica del conjunto. Esta iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Xunta de Galicia, pretende sumarse a la tendencia de muchas ciudades y enclaves turísticos que hacen de las letras con su nombre un símbolo y un recurso turístico en sí mismo, de manera que los visitantes difunden fotografías en las redes sociales que dejan constancia del lugar donde se encuentran.

El Gobierno gallego, a través de la Consellería de Cultura e Turismo, acercó 16.000 euros -el 65% del presupuesto- a este proyecto que promovieron los ayuntamientos del xeoparque: Quiroga, Folgoso do Courel y Ribas de Sil.

El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, junto con los alcaldes de Bóveda José Manuel Arias y de Quiroga, Julio Álvarez, visitaron el cartel situado en este municipio, en el mirador de Campodola, con el famoso plegamiento geológico de fondo. El sinclinal acostado de la Serra do Courel es lugar de interés geológico español de relevancia internacional en cuatro emplazamientos distintos del territorio: Folgoso, Vilamor, Froxán y el citado de Campodola. Además el punto de este sinclinal acostado emplazado entre las aldeas de Leixazós y Campodola (conocido popularmente como plegamiento de Campodola-Leixazós) fue declarado Monumento Natural de Galicia en el 2012.

Los otros dos carteles están situados en el punto de observación de la Devesa da Rogueira, en Folgoso do Courel, y en la playa fluvial de Ribas de Sil. Tienen una dimensión de 2,5 metros de ancho y 1,3 de alto. Consiste en una estructura de madera tratada que enmarca una placa de acero cortén con el logotipo troquelado, sobre el que se recortan letras del mismo material con la distinción de ‘Xeoparque’.

El territorio Montañas do Courel es el escaparate perfecto para observar parte de la historia geológica del planeta Tierra, concretamente el Paleozoico inferior y medio, y en menor medida también el final del terciario y del cuaternario. Igualmente, hay numerosos vestigios paleontológicos, mineralógicos, metamorfismo, glaciarismo, cavidades kársticas, paisaje y patrimonio cultural.

El hilo conductor de la propuesta del Xeoparque radica en la unión indisoluble de los humanos con la geología, que permitió la explotación desde la antigüedad de oro, hierro, cal y, por supuesto, la pizarra, materia prima para la construcción desde el neolítico y motor económico del territorio hasta la actualidad.