El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acompañado del conselleiro do Medio Rural, José González Vázquez, visitó esta mañana las instalaciones de Queserías Sarrianas, en la localidad lucense de Sarria, allí avanzó que La Xunta de Galicia anticipará el pago de cerca de 300 millones de euros correspondientes a diferentes líneas de ayudas que gestiona la Consellería do Medio Rural con el objetivo de inyectar liquidez a los agricultores, ganaderos y silvicultores a causa de la emergencia sanitaria, en línea con las recomendaciones del comité de expertos económicos de la Xunta. Estos fondos, que se adelantarán entre mayo y junio, tendrán un impacto directo e inmediato en las economías de los agentes del sector.

El Plan de liquidez que va a aplicar el Gobierno gallego se estructura en tres medidas. En primer lugar, la agilización del pago de subvenciones ya concedidas y que están únicamente pendientes de comprobación en campo y pago por parte de la Administración. Además, mañana se publicará en el Diario Oficial de Galicia una orden que se aplicará a todas las subvenciones convocadas por la Consellería que se encuentren en esta situación. De este modo se dará flexibilidad a los controles en el campo, con el fin de adelantar sus pagos a los meses de mayo y junio. La cuantía conjunta de esta agilización de pagos es de 65,7 millones de euros, de los cuales cerca de 16 millones se están abonando en estos días.

A mayores, la Xunta anticipará hasta un 50% -hasta el momento, en la mayoría de los casos los anticipos eran tan sólo del 10%- de las aportaciones agrícolas, ganaderas y de desarrollo rural de las convocatorias cofinanciadas por fondos europeos, como las de planes de mejora y desarrollo de pequeñas explotaciones o la iniciativa Leader. En total, se adelantarán por este concepto unos 18,5 millones de euros. En este caso concreto se hará sin necesidad de que el interesado aporte aval de la entidad bancaria.

Anticipo de la PAC

Además, en tercer lugar, este Plan de liquidez contempla la firma de un convenio con las entidades financieras para el anticipo a los destinatarios de las ayudas de la PAC correspondientes al 2020, que suponen alrededor de 210 millones de euros. Estas aportaciones no requieren obra ni inversión y suelen cobrarse de forma común en los meses de octubre y diciembre, aproximadamente, de cada año.

En virtud de este convenio, las entidades adelantarían las ayudas y la Xunta asumiría los intereses, de forma que el sector pueda cobrar la PAC lo antes posible y sin ningún tipo de coste ni intereses para los ganaderos y agricultores para que cualquiera de ellos perciba la PAC tan pronto como la solicite.

Publicidad