Compartir

El pleno de la Diputación de Lugo aprobó ayer los presupuestos de la entidad para 2020, que ascienden a 91,7 millones de euros, con los votos a favor de PSdG y BNG y con la abstención del Partido Popular. En el debate plenario, el portavoz nacionalista Efrén Castro subrayó la contribución del BNG a la estabilidad de la institución con la aprobación de las cuentas dentro del año y remarcó que se trata «duns orzamentos para intentar que o goberno da Xunta faga o menor dano posible aos cidadáns desta provincia».

En referencia a las áreas gestionadas por la formación nacionalista, el diputado sarriao explicó que la inversión de la Diputación es «imprescindible para manter o tecido asociativo» y contrapuso las acciones de apoyo al deporte y a la cultura de base que se desarrollan desde la entidad provincial a la política de «grandes eventos e anuncios» del gobierno de Núñez Feijoó.

«Sen os recursos que obteñen a través das liñas de axudas da Deputación, os clubs deportivos e as asociacións culturais non subsistirían», señaló en repuesta a la portavoz popular Elena Candia. «Os concellos precisan estes recursos para manter as intalacións nas que vostedes non invisten», añadió Castro, quien también incidió en los fondos destinados al Plan Único, «un instrumento de reparto obxectivo que so funciona alí onde o BNG está no goberno».