Compartir

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade está finalizando los trabajos de refuerzo de la seguridad en las travesías de Paradela, Samos y Triacastela, correspondientes a la carretera LU-633, en los que invierte 84.500 euros. El delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, explicó que las actuaciones consisten en el refuerzo de las medidas de seguridad en ambos trechos, incidiendo en la señalización y en los elementos reductores de la velocidad. La obra se encuentra en su última fase, pendiente tan sólo del repintado de las marcas viarias en la travesía de Samos que está en ejecución estos días.

Las obras comenzaron en Paradela, donde se actuó en 1,1 kilómetros -entre los puntos kilométricos 63,500 y 64,600-; posteriormente se ejecutaron en 1,2 kilómetros en Triacastela -entre los puntos kilométricos 26,700 y 27,90-, y finalmente se están finalizando en 1,7 kilómetros en el núcleo de Samos, entre los puntos 36,500 y 38,200.

En concreto, al inicio de las travesías, y en ambos sentidos, se instalaron carteles de advertencia y bandas transversales de alerta. En Paradela se instalaron cuatro pasos de cebra sobreelevados, mientras que en Samos y Triacastela se situaron dos pasos sobreelevados y un lomo de reducción de velocidad.

Además de estas medidas, en el tramo de Samos se redujo la velocidad máxima permitida de 50 kilómetros por hora a 40 kilómetros por hora, prevención que resultaba aconsejable por las características del trazado de la vía.

La Consellería  de Infraestruturas e Mobilidade atiende de este modo las peticiones de los ayuntamientos de Paradela, Triacastela y Samos, así como de la Asociación de Comerciantes de esta última localidad, de la que partió la solicitud en primera instancia. Cabe tener en cuenta que en estas travesías es frecuente encontrar peatones, en el caso de las dos últimas numerosos peregrinos dado que son enclaves importantes del Camino Francés.