La Consellería de Infraestructuras e Vivenda viene de completar las obras de refuerzo del firme ejecutadas en la carretera autonómica LU-901 a su paso por el municipio de Carballedo. Con la obra que viene de finalizar, que se desarrolló desde la localidad de A Barrela hasta el límite de la provincia de Lugo con la de Ourense, se puede hablar de una remodelación integral de esta vía que gana en seguridad viaria y confort de circulación.

De hecho, está es la tercera actuación que se ejecuta en esta carretera en los últimos años (desde 2014) y supuso una inversión conjunta del Gobierno gallego de cerca de 1,5 millones de euros. Así lo explicaron esta mañana el delegado territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro y el alcalde de la localidad, Julio Yedra-Pimentel que, acompañados de técnicos de la Axencia Galega de Infraestructuras, supervisaron el final de los trabajos.

Las obras finalizadas consistieron principalmente en la mejora del firme existente en todo el ancho de la calzada y la consiguiente reposición de las marcas viarias. Con carácter complementario, se procedió a la ejecución de cunetas de hormigón y el relevo de los drenajes transversales.

Con anterioridad la Xunta ya había mejorado esta carretera a su paso por las travesías de la Tolda y de la Barreira y ejecutado trabajos de ampliación de la calzada y refuerzo del firme a lo largo de esta misma vía, así como de mejora de los sistemas de señalización, balizamiento y defensas en todo el tramo.

Balseiro puso en valor el esfuerzo del Gobierno gallego que trabajó con el objetivo prioritario de dotar al vecindario de Carballedo y de las comarcas de Chantada y del Ribeiro de una vía en condiciones óptimas de circulación y seguridad.

Publicidad