Se mantiene el cierre de los mercados locales para la venta de productos agroalimentarios

224
0
Compartir

La Xunta mantiene el cierre de los mercados locales para la venta de productos agroalimentarios tras las indicaciones recibidas por parte del Gobierno central. En respuesta a la consulta remitida por el ejecutivo gallego, la Delegación del Gobierno en la comunidad explica que la venta de alimentación queda restringida a los establecimientos comerciales, siempre que se tomen las debidas precauciones para evitar el contagio del coronavirus.

En su exposición, la Delegación del Gobierno cita el artículo 10 del Real Decreto por el que se declaró el estado de alarma, que establece medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial, entre otras. En ese artículo -añade- se cita expresamente la suspensión de la apertura al público de los locales y establecimientos minoristas, excepto los relacionados con la alimentación, las bebidas y los productos y bienes de primera necesidad.

Así, el ejecutivo central prosigue que la actividad comercial minorista de alimentación queda restringida a establecimientos comerciales, siempre que no supongan un riesgo de contagio por las condiciones en las que se estén desarrollando. De este modo, apunta que no estaría permitida la celebración de los mercados tradicionales al aire libre que -destaca la Delegación del Gobierno- implican además una congregación de un alto número de personas, con el consiguiente riesgo de contagio masivo.

La Xunta emitió ayer una consulta al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al de Sanidad y a la Delegación del Gobierno en Galicia para saber cómo se debía proceder tras el 31 de marzo, fecha en la que finalizaba la prohibición de la celebración de los dichos mercados tradicionales, establecida por una orden de la Consellería de Medio Rural el pasado 24 de marzo.

Al mantenerse el cierre de estos mercados locales, la venta de productos agrícolas y ganaderos deberá seguirse realizando por medios alternativos que no impliquen presencia física, como por vía telefónica, con realización de pedidos a través de la red online (correo electrónico) o similares, servidos por el productor en el domicilio del consumidor y evitando el desplazamiento de personas por la vía pública.