Un concierto musical conmemorará el 15 aniversario de la apertura del Pazo de Tor como espacio museístico

255
0
Compartir

El monfortino Pazo de Tor celebra el próximo sábado el quince aniversario de su apertura como espacio expositivo de la Rede Museística Provincial con un concierto del grupo de folk céltico Tor. La formación, que reúne los músicos e investigadores Cástor Castro (flautas de madera), Félix Castro (anglo concertina, acordeón diatónico y gaita gallega), Álvaro Iglesias (contrabajo) y Xosé Liz (bouzuki, guitarra acústica y mandolina), interpretará un repertorio de temas instrumentales tomados de la tradición gallega, con arreglos contemporáneos.

El grupo estará acompañado por un elenco de artistas invitados que singularizarán su actuación en el pazo monfortino: el violinista Pancho Álvarez, la pandereteira Soco Rúa y la pareja de baile formada por Lucía Cedrón y David Leadbeater.

El flautista Cástor Castro señala que se trata «dun escenario no que teñen moito interese» ya que el Pazo de Tor dio nombre al grupo y tiene, además, un vínculo muy importante con el zanfonista y gaiteiro ourensano Faustino Santalices. Según detalla el músico, la familia Taboada (última propietaria del inmueble) proveyó la zanfona que Santalices empleó en el disco ‘Gravacións históricas de zanfona’, fundamental en la historia de la música tradicional.

El concierto se celebrará a las 19:00 horas, en el exterior, si el tiempo lo permite. La entrada es libre y gratuita hasta completar la capacidad, que se establecerá en función de la normativa vigente.

15 aniversario como espacio museístico

El Pazo de Tor se abrió como museo el 13 de julio del año 2006, después de las obras de acondicionamiento y mejoras del edificio que la Diputación de Lugo llevó a cabo después de que la última propietaria, María de la Paz Taboada de Andrés y Zúñiga, donara la titularidad a la Diputación de Lugo.

El edificio fue construido en el último tercio del siglo XVIII aunque conserva algún vestigio anterior y fue también afectado por alguna reforma posterior (como las reparaciones efectuadas tras el incendio por las tropas napoleónicas). Es encuadrable dentro del estilo barroco, de larga persistencia en Galicia, pero ya matizado por cierto sentimiento estético neoclásico, visible en su sobriedad, simetría y empleo de las órdenes clásicas.

Los elementos decorativos se concentran en las fachadas y la organización interna del edificio diferencia claramente un bajo de servicio que alberga las dependencias necesarias en toda hacienda agropecuaria (cocheras, bodegas, cuadras, tullas, vivienda de los criados y caseros…) y un primero piso reservado para residencia de los dueños del pazo.

La visita al Pazo de Tor no solo permite conocer de primera mano una de las más importantes muestras de la arquitectura palaciega gallega, permite también conocer íntegramente todas las salas y dependencias con su mobiliario original y con las colecciones artísticas da, un testimonio privilegiado del modo de vida de la nobleza en la Galicia de la Edad Moderna.