La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), Organismo autónomo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, junto con la Universidad de Santiago de Compostela, avanzan en el plan integral de aprovechamiento agronómico del regadío en el Val de Lemos; el personal técnico del organismo de cuenca e Investigadores del Campus Terra están revisando las infraestructuras de riego y a completar y actualizar la cartografía.

La primera de las fases de actuación contempladas en el acuerdo entre USC y CHMS echaron a andar a comienzos del verano con la planificación de los trabajos a cargo de los investigadores del grupo PROePLA, que coordina el catedrático del Departamento de Producción Vegetal y Proyectos de Ingeniería Manuel Marey, y de personal de la Confederación Hidrográfica Miño Sil. Estas reuniones preparatorias sirvieron para definir los criterios de un plan que pretende corregir, actualizar y ampliar la cartografía de la que dispone la CHMS, además de incorporar cada tramo de 200 metros de canales y o zanjas, datos de siete variables: estado de los cajeros, circulación de agua, nivel de deterioro de las infraestructuras, vegetación arbustiva, vegetación herbácea, transportes y tipo de estructura. La nueva documentación actualizada incorporará también fotografías de cada tramo, así como información referida a la fecha y hora de las medidas y observaciones realizadas.

Antes de comenzar con los trabajos, investigadores del grupo PROePLA de la USC procesaron la cartografía disponible, para lo cual emplearon scripts de python, bash, pl/pgsql, servidores de bases de datos espaciales Postgresql/Postgis y consultas a APIs externas, tal y como es la de la sede del Catastro de España. Esta labor permitió alcanzar una uniformización de los formatos, además de detectar los corregir los datos aportados por sistemas de referencia espaciales ya obsoletos.

Los equipos de PROePLA implicados en este proyecto y los técnicos de la CHMS, emplearon para la toma de datos de campo diversos proyectos del sistema de información geográfica libre para smartphones Qfield optimizados previamente en la USC. Estas tareas obligaron al mismo tiempo a que el personal implicado había recorrido la infraestructura completa del regadío tomando anotaciones con sus móviles. En este censo, realizaronse 1.375 registros en el terreno, revisaron 215 kilómetros de infraestructuras y generaron más de 10Gb de imágenes complementan la documentación.

La información obtenida en esta primera fase del proyecto fue sometida a controles internos de calidad, además de revisada y completada por personal de la CHMS, señala Marey, para luego añadir que todos los datos recabados integraron en proyectos de QGIS, el fin de facilitar su uso habitual por parte de la CHMS. Para facilitar estas tareas, el grupo PROePLA programó un visor interactivo que permite la consulta de las fichas de cada tramo.

Una vez testados los avances desarrollados y después de comprobar la utilidad de los procesos y de las tecnologías de software libre empleadas, la Confederación Hidrográfica Miño Sil acordó que la USC, a través del grupo de investigación PROePLA había acercado formación específica a sus técnicos en aras a mantener así un inventario dinámico actualizado del estado de las infraestructuras del regadío del Val de Lemos.

«Estos traballos son froito do Convenio asinado entre ambas institucións, que se conta cunha inversión de 290.000 euros a executar nun prazo de 18 meses, que poderían prorrogarse ata catro anos adicionais, se fose preciso», explicó José Antonio Quiroga, presidente de la CHMS.

O proxecto naceu co gallo de dispor dun diagnóstico integral da zona do regadío do Val de Lemos e as accions para o seu desenrolo sostible, dende un punto de vista legal, económico, social, productivo e estructural da zona», remató el presidente.

Publicidad