Compartir
Maikel Fernández Cuba, cofundador de Queixería Prestes. Foto | REMITIDA

La empresa familiar vilalbesa Queixería Prestes, referente en la elaboración de quesos como el de San Simón da Costa o el queso azul Lara&Sara, está realizando una importante apuesta por las energías renovables para reducir el carbono que genera y el impacto medioambiental.

Así, en agosto del pasado año instalaron en el techo de su quesería ubicada en el polígono vilalbés de Sete Pontes, unas placas de energía fotovoltaica con una potencia de 17 kilovatios. «Presentámonos á convocatoria de axudas do Instituto Enerxético de Galicia (INEGA) e concedéronnos unha subvención para o 40% do investimento. Con esta primeira instalación logramos cubrir o 15% do noso consumo eléctrico, que ascende a un total duns 38.000 euros ao ano, polo que para unha pequena empresa familiar coma nós supuxo un importante aforro», explica Maikel Fernández Cuba, cofundador de Queixería Prestes.

Y para este verano realizarán una ampliación: 40 kilovatios más de energía fotovoltaica, que si todo va según lo previsto entrarán en funcionamiento en septiembre. «Quedamos satisfeitos do primeiro investimento e con esta ampliación esperamos chegar aos 60 kilovatios de potencia instalada, co que poderíamos cubrir con enerxía solar o 75% do noso consumo eléctrico», avanza Maikel.

La disponibilidad de espacio -el techo de su quesería ocupa una superficie construida de 3.000 metros cuadrados, de los que ocuparán este año con placas fotovoltaicas unos 1.500 metros cuadrados- unido al breve plazo de amortizaciones

de la inversión -estiman que unos 4,5 años- y la previsión de que podrán incluso vender los excedentes de energía a la red y realizar balance neto -diferencia entre lo que consumen y lo que vierten- con la empresa eléctrica animó a Queixería Prestes a apostar por esta energía limpia.

«A nosa intención é seguir reducindo o noso impacto ambiental, polo que emos a intención de no futuro chegar a un 100% de uso de electricidade procedente de enerxías renovables», concluye Fernández Cuba.