Xunta y ayuntamiento de O Saviñao estudian la implantación del polígono agroforestal en la parroquia da Broza

770
0
Compartir
Publicidad

El conselleiro do Medio Rural, José González, acompañado de la directora xeral de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural, Inés Santé, y del alcalde del ayuntamiento de O Saviñao, Juan Carlos Armesto, visitó la parroquia de San Tomé da Broza, donde se proyecta instaurar un polígono agroforestal de Xesto, que contaría con una superficie de cerca de 96 hectáreas distribuidas en 143 parcelas propiedad de 33 titulares.

Durante la visita, el conselleiro recordó que los polígonos agroforestales son una herramienta idónea para recuperar tierra de buena capacidad productiva abandonada o infrautilizada de forma sostenible, creando actividad agroganadera, fijando población y anticipándonos a los incendios forestales. En Galicia hay 21 polígonos agroforestales en diferentes fases desde la entrada en vigor de la Ley de recuperación -hace casi dos años-, movilizando cerca de 9.000 hectáreas distribuidas en unas 28.000 parcelas propiedad de unos 7.500 vecinos.

Junto a estos polígonos agroforestales, el conselleiro indicó que Galicia cuenta también con 21 aldeas modelo declaradas. Con esta herramienta se busca recuperar de manera sostenible la tierra abandonada alrededor de los núcleos de población creando actividad agroganadera y, al tiempo, al igual que con los polígonos agroforestales, prevenir incendios.

Así, dentro de la comarca de Terra de Lemos hay implantadas varias figuras de la Ley de recuperación, como el polígono agroforestal de Ver, en el ayuntamiento de Bóveda, con 51,95 hectáreas distribuidas en 292 parcelas de 200 titulares. Este polígono viene de declararse de utilidad pública y de interés social y en el se está llevando a cabo la investigación de la titularidad. Está orientado a la ganadería en extensivo (pastos) y a cultivos forrajeros/herbáceos.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

También está la aldea modelo de Parada dos Montes, en A Pobra do Brollón, de 15,55 ha, 278 parcelas y 73 propietarios, que cuenta con producción de vacuno en extensivo. Mientras, la de Francos de Proendos, en Sober, salió a concurrencia el viernes pasado y en ella se definen como actividades principales la explotación ganadera en extensivo, la huerta y cultivos de ciclo corto y como actividad secundaria, la plantación de árboles para la obtención de fruto en una de las zonas definidas. Tiene una superficie de 12,87 hectáreas alrededor del núcleo que se busca dinamizar, repartidas en 119 parcelas de 70 titulares.

En esta línea, cabe apuntar que mediante la Ley de recuperación se han movilizado alrededor de 10.000 hectáreas de superficie de calidad en toda la comunidad para poner de relieve a importancia del rural gallego, con figuras como los polígonos agroforestales, las aldeas modelo y las permutas de especial interés agrario.