El Plan, que esta en marcha desde el pasado 1 de noviembre y permanecerá operativo hasta el 30 de abril, se aplica en todas las carreteras de la red autonómica de la provincia.

Las medidas a llevar a cabo se dividen en dos grandes grupos: preventivas, para anticiparse a los posibles problemas que puedan surgir; y curativas, para incrementar la seguridad en las carreteras

Según se señala desde la administración autonómica, el objetivo de este operativo es organizar los recursos con el fin de garantizar las condiciones de vialidad en la red de carreteras, que se puedan ver afectadas en invierno por fuertes lluvias, placas de hielo, o la aparición de nieve

Publicidad