El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, se refirió ayer al rural como una pieza clave de la Galicia Calidade, un sello que amparará los productos derivados de las razas ganaderas autóctonas gallegas ofreciendo así un valor añadido a estas producciones. Durante el acto de entrega del XX Premio Aresa de desarrollo rural, Feijóo destacó la importancia de actos como este para conocer y reconocer las iniciativas y proyectos que se están desarrollando y que prueban que el rural es también sinónimo de oportunidades. No en vano, la asociación galardonada Asoporcel, que comenzó su andadura en 1999, cuenta hoy con 135 socios y más de 3.000 cabezas de ganado porcino de raza celta, lo que le permite una facturación de más de un millón de euros.

Al respecto, incidió en la importancia de las razas autóctonas, que representan una riqueza genética, desde el punto de vista de la biodiversidad biológica; son un patrimonio inmaterial de Galicia; y suponen una oportunidad para las nuevas ganaderías extensivas y de producción ecológica, al tratarse de razas con una enorme adaptación a las condiciones climáticas de la Comunidad.

A lo largo de su intervención, el titular de la Xunta aseveró que hacer del rural gallego un rural vivo, emprendedor y con servicios es un objetivo que convoca a todos, valorando las iniciativas que ya están llevando a cabo ayuntamientos como A Veiga, Parada de Sil o Cervo –premios a la Dinamización Demográfica 2019- para atraer nuevos vecinos.

Asimismo, se refirió a otras iniciativas que se están desarrollando en colaboración con las administración locales y con las comunidades de montes para, por ejemplo, poner en valor los pastos, un proyecto que permite recuperar recursos naturales, prevenir los fuegos forestales y garantizar la rentabilidad de las explotaciones agroganaderas.

Sobre este punto, Feijóo destacó que estos objetivos se encuentran también en otros proyectos como el encaminado a la recuperación de aldeas, una actuación que permitirá, por ejemplo, que en Trascastro (O Incio) se ponga en marcha una explotación de ganadería en extensivo de vacas cachenas, que va a ser trabajada de forma ecológica.

Publicidad