La Diputación promociona la provincia cediéndole al Museo del Prado el árbol de Navidad

Los visitantes tendrán información de Lugo gracias al material promocional que la Diputación tendrá en el espacio museístico

355
0
Compartir

El presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé Roca, junto a la diputada de Promoción do Territorio e Turismo, Pilar García Porto, presentó este miércoles en el Museo Nacional del Prado, en Madrid, la colaboración de la institución provincial con los actos de celebración del Bicentenario de la pinacoteca, que consiste en la cesión al museo del árbol de Navidad, un abeto procedente de la provincia que lucirá en la puerta de Goya desde hoy hasta el próximo 10 de enero. El acto de presentación tuvo lugar en una de las salas expositivas del Prado y contó con la presencia de Marina Chinchilla, directora adjunta de Administración, y de Guille García Hoz, artista responsable de la decoración del árbol.

El presidente aprovechó el acto para poner en valor la riqueza natural de la provincia, «la más extensa de Galicia y la más rica en diversidad». Destacó que es la única de España en la que más del 55% de su territorio está declarado Reserva de la Biosfera, una distinción que se verá ampliada con el reconocimiento al que aspira la Ribeira Sacra, que también engrosará la lista patrimonios de la humanidad de Lugo, de la que hoy ya forman parte 6 bienes reconocidos por la UNESCO: la Muralla de Lugo, las catedrales de Mondoñedo y Lugo, y los Caminos de Santiago Francés, Primitivo y del Norte.

El árbol de Navidad cedido por la Diputación de Lugo al Museo del Prado es un abeto de 7 metros alto y 1.000 kilos de peso procedente de un vivero de Tirimol, en el municipio de Lugo, al que será devuelto una vez finalice la Navidad.

Decoración

La decoración del árbol, promovida por la pinacoteca, fue diseñada por el artista Guille García Hoz, cuyo trabajo lleva años vinculado a la revisión y recuperación de los oficios artesanales como la cerámica. El decorador manifiesta el orgullo que siente por la implicación del Museo del Prado en la transmisión del mensaje de esta iniciativa, deseando que con la artesanía acontezca algo parecido al recorrido del propio árbol. «Que nos lleve de vuelta al sitio de donde venimos y que este viaje marque en todos un sello imborrable».

Más de un ciento de golondrinas y ardillas realizados en cerámica treparán esta Navidad hacia la copa del árbol del Museo, coronada por un corazón que fue producido en el Centro Cerámico de Talavera.