Mil alumnos no pueden ser escolarizados por obras en tres centros de la provincia

67
0
Compartir

El portavoz de En Marea, Luis Villares, mantuvo reuniones con integrantes de la comunidad educativa lucense para conocer cuál es la situación que obliga a mil familias lucenses a dejar sin escolarizar sus hijas e hijos por causa de las obras que se están llevando a cabo en distintos centros de la provincia de Lugo, Casás, en la capital, A Fonsagrada y Cervo.

En algunos de estos casos, la Consellería de Educación había prometido desarrollar las obras durante el período vacacional, pero se iniciaron ya en el mes de septiembre. Luis Villares señaló que Educación debe ofrecer una solución inmediata al alumnado, a las familias y al profesorado por la distorsión en la vida académica y familiar por causa de las obras.

El portavoz de En Marea recordó que, además, la titular de Educación de la Xunta «explicou onte no Parlamento de Galicia que xa non había ningún problema en centros como o de Casás», pero Villares delante del colegio de Casás, recalcó que «os problemas non están solucionados». Subrayó el portavoz que cómo aseguro la conselleira «segue habendo ruídos e dos accesos ao centro son irregulares».

Para Villares este inicio de curso «é anómalo» porque «os nenos e nenas non están acomodados nas aulas que lle corresponderían nin nas condicións propias dun centro». El portavoz de En Marea señaló que al centro de Casás «non acudiron nin a metade do alumnado que está matriculado». Una situación similar en la obras y asistencia del alumnado sucede en el CEIP de Foz y «esa metadade que acuidiu está todos xuntos na sala do profesorado separados uns de outros por biombos e sen sitio para o recreo».

Tal y como describió el portavoz de En Marea, la situación es peor en el centro de Cervo, «onde está mañá ningunha alumna nin alumno piso o centro polas obras que se están realizando no mesmo». Las obras también perturban el normal desarrollo de la vida escolar en el colegio de A Fonsagrada. Villares cuantificó en «arredor de mil nenas e nenos na provincia de Lugo que iniciaron o curso con normalidade».

Considera que, una vez más, la Xunta no está ofreciendo una planificación educativa responsable porque, segundo comentó, «é obvio que se coñecía cando era o comezo de curso e as obras terían que ter comezando antes e tendo en conta o calendario escolar». En caso de que las obras no hubieran finalizado, «Educación tería que ter avisado a pais e nais e a profesores e ter fornecido á comunidade educativa destes centros duns espazos axeitados para o traballo eduactivo mentres duren as obras».

Villares apuntó también que sería importante que la conselleira «non tentanse enganar á xente asegurando unha normalidade que non é tal como fixo onte no Parlamento».