Carretera a Os Chancís. Foto | REMITIDA

Agroma Sober viene de presentar un ruego ante el pleno de la corporación del ayuntamiento soberino en el que pide que se cumpla la normativa en relación a la prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia en general y, en particular, dar una solución a los restos de las talas que queden al lado de las carreteras a su paso por el municipio, «como ten sucedido entre Telleiros e Neiras recentemente»

Según establece la Ley 3/2007, de 9 de abril, de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia, las carreteras convencionales son «redes primarias de faixas de gestión de biomasa», por lo tanto, será deber de las personas responsables, respetar estas fajas de protección, que son, según dispone el Título III, Capitulo II de la citada ley, las siguientes, en el caso de las carreteras: ‘Desde el límite del dominio público de las vías (autopistas, autovías, corredores, vías rápidas y carreteras convencionales) o del ferrocarril: 4 metros cuando se empleen las especies frondosas y 10 metros en el resto de especies’.

En consecuencia, señala Agroma Sober «que se respecten as faixas de xestión de biomasa, concretamente na estrada que vai aos Chancís, onde hai plantacións de piñeiros ao borde mesmo da estrada que, estando en pendente, ten perigo de caída de piñeiros á estrada ou de derrumbamento»

Además recuerdan desde Agroma Sober que «o PXOM de Sober tamén establece, no artigo 217, as distancias a estradas que deben cumprir as plantacións de arboredo, con carácter xeral, que son 10 metros».

Publicidad